Pellizcos de monja


.
Ahora el PSOE ha dado instrucciones a los ediles de su partido para que presenten mociones en los ayuntamientos para que los locales pertenecientes a la iglesia no sean excluidos del pago del Impuesto de Bienes Inmuebles  (IBI). Desconocía la existencia de tal privilegio que es similar a los sindicatos, partidos políticos y otras organizaciones.  Se trata de que la Iglesia católica pague el IBI por los inmuebles que no están destinados al culto. Resulta que en el PSOE se han denunciado abusos sin cuento. Pérez Rubalcaba se ha referido a parkings explotados por los curas y al lado mismo de una catedral. Otros de su partido han hablado de garajes camuflados en las ciudades. Igual resulta que la Conferencia Episcopal es el gran potentado español de aparcamientos de pago y nosotros sin enterarnos.
 
Siempre se ha dicho que la izquierda está en contra de los privilegios. En realidad, es la izquierda la que dice tal cosa de sí misma, pero funciona como una verdad universalmente aceptada. Tan es así que con esa declaración basta, y no hace falta demostrarla con hechos. Buenos son los hechos. Como para fiarse. En esa larga lucha declarativa contra los privilegios hay que enmarcar, y nunca mejor dicho, la última –¿o es la primera?– iniciativa socialista por mejorar el estado de la Hacienda Pública.
 
Al parecer, con esta medida el PSOE pretende resolver la crisis de recaudación de nuestro erario público. Calculan por ahí que se recaudarían cantidades astronómicas por esos lucrativos garajes, sin olvidar lo que apoquinarían las monjas dedicadas al boyante comercio de dulces y pastas. Lástima que el socialismo no sufriera antes este ataque de rigor tributario.
 
Con ese caudal de IBI eclesiástico, puede que hubiera saneado las cuentas de los famélicos Ayuntamientos, quizá no habría sido necesario el Plan E, tal vez nos hubiera ahorrado la subida del IVA. Pero la fantasía que ha montado sobre esa prerrogativa no obedece a una súbita conversión a la virtud fiscal. De entre todas las entidades que la disfrutan, sólo ha señalado a una, vaya por Dios. Y como sólo le ha pedido «esfuerzos» a la Iglesia Católica, el partido socialista naturalmente da a entender que esa iglesia no hace ninguno. Puesto en caricatura, que es su lengua propia: mientras el pueblo se aprieta el cinturón y no llega a fin de mes, obispos, curas y monjas engrosan su patrimonio y viven como rajás  sin pagar un céntimo de impuestos.
 

Ahora que ya se ha puesto al descubierto que ni sindicatos ni partidos políticos cumplen con este impuesto en las respectivas ciudades, los responsables locales se han puesto a mirar los cajones por si descubrieran los dichosos recibos del IBI sin pagar. En el ambiente de caza al privilegiado que ha traído la crisis, el PSOE ha apuntado de nuevo al blanco equivocado para que los de su ganadería ganen tiempo para escaparse y aprovechar para lanzar un nuevo episodio de su cruzada contra la confesión mayoritaria. Cuidado, que las guerras políticas contra la religión las carga el diablo.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.