Desde mi barrera – La nueva normalidad o la cruda realidad


«Como adivino no tiene precio: más fuertes con 45.000 muertos por la incapacidad de gestión del Gobierno, con 250.000 españoles contagiados, de ellos 50.000 sanitarios, de los que han fallecido 76…»

Médico y político español perteneciente al Partido Popular (PP). Fue alcalde de Valladolid desde el año 1995 hasta el 5 de junio de 2015. Es el alcalde que más años ha permanecido al frente del consistorio vallisoletano.

Por Javier León de la Riva Ha transcurrido más de un mes, desde que escribiera unos comentarios sobre el confinamiento, la mal llamada “desescalada” y lo que nuestro doctor Fraudillo dio en llamar la “nueva modernidad”, a la que tendríamos que adaptarnos al salir del estado de alarma, pero a la que haríamos frente sin dificultad porque íbamos a salir más fuertes.

              Ya entonces hice públicos mis recelos sobre ese oxímoron que es hablar de “nueva normalidad” porque si es “nueva” no es normal, y si es “normal” no es nueva y me permití parafrasear al Presidente Reegan recordando que esta “nueva normalidad” iba a parecerse a la normalidad, lo que una camisa de fuerza se parece a una camisa, y en ese camino estamos.

*       Pero es que además, el psicópata. inquilino de la Moncloa aseguraba que íbamos a salir de la crisis “más fuertes”. Desde luego, como adivino no tiene precio: más fuertes con 45.000 muertos por la incapacidad de gestión del Gobierno, con 250.000 españoles contagiados, de ellos 50.000 sanitarios, de los que han fallecido 76, y liderando el número de muertos por millón de habitantes, por mucho que se empeñen en darnos las cifras de contagiados y muertos de otros países, al tiempo que se ocultan los fallecidos en España.

                 El marido de Begoña, la confinada con su familia en Doñana, donde se repone del contagio adquirido sujetando la pancarta del 8M, presume una y otra vez de la rapidez en la toma de decisiones y del éxito de las mismas, llegando a presumir de haber salvado la vida a 450.000 españoles, pero por supuesto no teniendo responsabilidad en el fallecímiento de 45.000 compatriotas.

                  A lo largo de estos 100 días de arresto domiciliario, ocultación de datos, adjudicaciones harto sospechosas de material sanitario defectuoso a través de intermediarios amigos, cierre del portal de transparencia y respuestas evasivas siguiendo el método “Ollendor” en los escasos controles parlamentarios, y en un estado permanente de rectificación sobre sus propias decisiones, la última de momento, el pasado martes cuando la ministra portavoz desautorizaba a las 12 al terminar el Consejo de Ministros a la  la Vicepresidenta primera, que  a las 9 de la mañana en un programa televisivo había hablado sobre la posible vuelta al estado de alarma.

                   Y todo ello con un estado de ocupación permanente de la televisión pública con los 13 “Aló, Presidente” con los que al más puro estilo chavista nos ha castigado el Fraudillo en horas de máxima audiencia, para no decir nada, y a los que modestamente me he referido en cinco ocasiones; y no digamos nada de las comparecencias en sesiones de mañana y tarde de la totalidad de los ministros, para después de la homilia de turno, someterse a una pseudo rueda de prensa con preguntas controladas por el Secretario de Estado de la Censura, perdón, de Comunicación.

                     Y finalmente, las comparecencias del portavoz del mando único, el licenciado Simón,  que en su primera comparecencia ya nos advirtió que en España tendríamos algún caso… y los DAO de la Policia Nacional y la Guardia Civil que desvelaron las maniobras del “pequeñoMarlaska para proteger al Gobierno.

                        Pues a todo esto, y para que nos sintamos más fuertes según nos anunció Pedro Sánchez, las listas del paro han crecido en más de un millón de personas, la ministra de trabajo presume de haber pagado más de 5 millones de prestaciones, hay decenas de miles pendientes de cobrar los ERTES (y se llevarán una sorpresa cuando Hacienda les reclame el impuesto correspondiente), la OCDE, el FMI, el Banco de España y todos los organismos internacionales nos advierten que seremos los que saldremos peor parados económicamente de la crisis. Pero, eso sí, saldremos MÁS FUERTES como nos anunció el amado líder. Y lo grave es que uno de cada tres españoles se lo cree.

                        Seguimos esperando los fondos europeos como los judios  el maná del desierto, y mientras tanto, nuestra “Farruquita“ nos anuncia nuevos impuestos, subida de otros, alguno de los cuales irritará especialmente al Presidente Trump que nos responderá con nuevos aranceles, y una partida importante para el voto subsidiado. Vamos, que de éxito en éxito hasta el desastre final.

                          Al menos, ayer por la tarde en el Congreso se logró un  acercamiento entre los partidos mayoritarios que permite ver un poco de  luz al final del túnel, aunque esta mañana nos aclaraba Ana Pastor que el  decreto de marras se limita a regular el uso de las mascarillas y la  distancia social y poco más, porque seguimos sin tener un plan para  atajar los repuntes que empiezan a aflorar. 

                         Hasta la semana que viene.

Una respuesta a “Desde mi barrera – La nueva normalidad o la cruda realidad

  1. Pingback: Desde mi barrera – La nueva normalidad o la cruda realidad | Análisis de la actualidad en clave liberal

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.