Archivo de la etiqueta: GAL

¡Al suelo, que vienen los nuestros!


El colmo de las barbaridades lo hemos encontrado hoy en el presunto líder del PSOE de Castilla y León. Un líder venido a menos y cuyo apoyo en el congreso de Sevilla se lo ha brindado a Pérez Rubalcaba; otra insensatez más de Oscar  López, capaz de apostar por el pasado, la corrupción, el tráfico de influencias, la ‘muerte en cal viva’, los GAL,… ¡Joder, qué secretario general! Sigue leyendo

Desconfianza en el Gobierno, por sospechoso y miserable.


Todos iguales ante la ley: "Quien la hace que la pague"

El caso “Faisán” aún colea y seguirá coleando. Faltan nombres y sobran ‘navajazos’ contra el Estado de Derecho. Barrionuevo lo negó todo en su día, como Rubalcaba negó hasta la extenuación el GAL.

También ahora don Alfredo niega la ‘faisanada’ y, de momento, se darán un descanso con las consecuencias del sumario del caso Gürtel, una vez que se haga pública parte del sumario a primeros de abril.

Pero seguimos sospechando del Gobierno, tanto en su posición respecto a las víctimas como en su desprecio a la verdad en política antiterrorista y en cuanto al bienestar de la ciudadanía. Después de legislatura y media, el partido socialista no solo no genera confianza, sino que hace que aumenten las sospechas, la desconfianza y el bochorno.

Rubalcaba, la mentira hecha arte y traición.


Alfredo Pérez, mentiroso oficial del Gobierno ZP.

Pérez Rubalcaba, don Alfredo, no soportaba que alguien de los sindicatos de enseñanza le pusiera ante sus propias contradicciones y, mucho menos, ante sus propias mentiras.

Le hervía la sangre cada vez que le pillaban los sindicatos sectoriales docentes en un renuncio. Era algo así como ponerle banderillas negras. Evidentemente los sindicatos de clase le “bailaban el agua” como ahora, ejemplificando una vez más el desprecio a los trabajadores, a quienes decían representar.

Pasó el tiempo y siguió siendo él mismo. Con el GAL volvió a mostrar su perfil más chulesco y altanero. Lo negó todo. No había nada que le implicara, según él.

Pero a medio plazo cayó en sus propias contradicciones y mentiras. El fin ya lo conocen: el Gobierno SÍ intervino en el GAL, lo planificó, secuestró y se ‘amarranó’ revolcándose en las cloacas del poder. Y es que quien juega con cal viva se quema, ya lo creo que se quema, como fueron quemados Lasa y Zabala.

Sigue leyendo

Pérez Rubalcaba, don Alfredo


En 1990 se aprobó la LOGSE, aunque muchos acabaron por conocerla como  Ley Orgánica de Gamberros Sin Escrúpulos. Esa ha sido la ley que ha regido para ordenar el sistema educativo español hasta que se aprobó la LOCE (Ley Orgánica de Calidad de la Educación), una ley que los ‘peperos‘ no supieron sacar antes y que casi se convierte en ‘non nata‘. A la LOCE la sustituyó la LOE (Ley Orgánica de Educación). Y aquí llegamos.

Floriano y Pons

¿Por qué toda esa explicación? Pues porque durante los meses anteriores a la  aprobación de la LOGSE era Pérez Rubalcaba, don Alfredo (para muchos, Rub-Al-Kabab, tras el atentado del 11-M) quien intentaba cortar el bacalao en el entonces Ministerio de Educación. Hoy decía una cosa y mañana la contraria. Unas cosas eran las que decía en las reuniones y otras en las  cafeterías cercanas al Ministerio. Eso mismo es lo que ha seguido manteniendo a día de hoy, por lo que podemos comprobar en su enfrentamiento con Esteban González Pons y Carlos Floriano.

Sigue leyendo

Enfado nacionalista, abertzale y etarra


Durante el Gobierno del PNV, los ‘borrokas’ campaban a sus anchas, sin que nadie les dijera nada sobre las barbaridades que cometían a diario, excepto algunos medios de comunicación comprometidos contra el terrorismo y los políticos del Partido Popular, que eran en ese momento quienes más sufrían el acoso de ETA y de su entorno.

Los terroristas y los defensores del mundo abertzale dibujaban, un día sí y otro también, dianas con la cara de algunos políticos vascos, tanto del PSOE como el PP; pero fundamentalmente de estos últimos. Y no solo eso, sino que se reían a la cara de las víctimas, a quienes humillaban, despreciándolas y vejándolas. Todo eso iba acompañado de la vista gorda, la aquiescencia y las lágrimas de cocodrilo del Partido Nacionalista Vasco, Eusko Alkartasuna y el único representante comunista que seguía perdido y apoltronado en el Gobierno vasco. A ese silencio acompañado de consentimiento había que unir las constantes bravuconadas de Arzallus y demás secuaces proclives a la banda asesina.

Sigue leyendo