Mónica ‘Oltraorgía’ y su marido pederasta ya han dejado señalados a sus retoños ‘per sécula seculorum’


El delito de Oltra es el encubrimiento de un pederasta con el que vivió bajo el mismo techo y el duro y cruel agravante de si sus retoños vivieron también en el mismo domicilio.

OltraVioladora

Mónica «Oltraorgía», vicepresidenta de la C. Valenciana y encubridora del pederasta de su exmarido. La negligencia de estos padres ya han dejado señalados a sus hijos ‘per secula seculorim’. Vulgar y hortera, la vicepresidenta emcausada deberá dimitir inmediatamente. Viñeta de LINDA GALMOR.

Jesús Salamanca / Del artículo «¡Qué vergüenza…!» / La fiesta que le montaron los propios compañeros de partido a la vicepresidenta valenciana ya dice mucho del tipo de representación que se puede esperar de esta gente. Nula, salvo que sea en provecho propio. Nunca en la democracia española habían aterrizado en el Parlamento formaciones con tan poco nivel de formación política y tan alto grado de degeneración.

Una depravación que comenzó con falsas intenciones como la de «regenerar» la política española y la valenciana. Sus primeras «estocadas» fueron contra el expresidente de la comunidad valenciana, Camps, y contra quien fuera digna e ilustre alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. La ciudad de Valencia aún espera el perdón de Oltra y demás secuaces tras absolver el tribunal a Barberá de todas falsedades de las que se le acusó.

Nadie olvida los ataques furibundos, mal intencionados y falsas acusaciones que Oltra y otros miembros de su partido volcaron contra la difunta exalcaldesa, con un agravante: el propio Partido Popular se asustó ante las acusaciones que resultaron ser falsas; así lo confirmó el tribunal pasado un tiempo. Aún recuerdo la foto que Oltra plasmó en una cutre camiseta veraniega con la cara de Camps: todos los tribunales le han absuelto de las falsas acusaciones que recibió. Su delito fueron tres trajes. El delito de Oltra es el encubrimiento de un pederasta con el que vivió bajo el mismo techo y el duro y cruel agravante de si sus retoños vivieron también en el mismo domicilio. Ni que decir tiene que en la fiesta vimos las lágrimas de cocodrilo. ¿Quién cree ya a esta «personaja»?

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.