Nervios y agobio en Moncloa


Las cosas no van bien. La marca socialista está a la altura de bilduetarras, golpistas, inútiles bullangueros y fascistas con tinte nacionalista.

EspadasySánchez

Pedro Sánchez «El mentiroso» u Juan Espadas, lider de la «banda del WordPerfect».

Por Jesús Salamanca Alonso / Hay nervios, incertidumbre y enorme preocupación en Moncloa. Han tardado en reconocerlo porque el atormentado gurú del CIS ha estado tapando las goteras con plastilina y, cuando la lluvia ha arreciado, han quedado al descubierto todos los agujeros. Y eso trae otras consecuencias: muchos ya empiezan a preocuparse por su puesto de trabajo a dedo; es decir, que no podrán levantarse a las diez de la mañana, ni cobrar un sueldo público de gorra. Las coaliciones siempre conllevan multiplicación de gastos, pero también de problemas. En el PSOE y en Unidas Podemos tiemblan cientos de asesores inservibles, carentes de especialización, muchos de ellos sin «curre» fijo y aprovechados de ocasión.

Los sondeos atan a Pedro Sánchez. Lo curioso es que no se había sentido atrapado hasta ahora. Ha tenido que caerse del burro, como San Pablo cayó del caballo camino de Damasco, para comprobar cómo a Núñez Feijóo lo vitorean en calles y restaurantes, a la vez que aumenta su intención de voto, sin que falten duros improperios contra Sánchez. Isabel Díaz Ayuso revoluciona los lugares donde acude y la ciudadanía se agolpa a su alrededor con aplausos, piropos y mensajes de cariño. Macarena Olona reúne a miles y miles de andaluces allí donde acude, a pesar del boicot que intenta a diario la izquierda radicalizada y antisistema, con despegue de carteles, caras de odio y piedras en los bolsillos.

Sabido es que Pedro Sánchez y sus estrafalarios asesores nos han tomado por tontos e ilegalmente nos han encerrado en casa innecesariamente durante semanas, porque era más fácil manipular así y hacer tramposa política escondida en leyes y decretos. Gracias a los tribunales y al buen hacer de políticos como Olona y Ayuso nos hemos librado de más actuaciones dictatoriales y represivas. Ahora, tanto el socialismo de Sánchez como el propio «Sanchismo» ya son un muerto viviente del que solo se pueden esperar trampas en las urnas, amenazas «fake» contra los opositores y recepción de balas, navajas o burdos «fake» de armas bajo la servilleta de ese restaurante al que nunca acudió el político acusado. ¡Atentos a los próximos días si Juan Espadas fracasa, que fracasará, en el primer debate televisado!

Hojeen y ojeen los diarios donde se informa de la asistencia a Cuevas del Almanzora (Almería) del presidente y de Juan Espadas. Me recuerdan a los novilleros que iban por los pueblos en busca de una oportunidad. Lo curioso es que han cercado el recinto donde «actuaban». Ambos saben que son dos cadáveres de la política, cada uno por motivos diferentes. Más de doscientos metros de protección para que el presidente no viera cómo lo abucheaban e insultaban. El recinto era el castillo del Marqués de los Vélez y solo entraron los fieles, muchos de ellos llegados en autocares, supongo que con bocadillo, cerveza, consignas y sombrero con cinta roja. ¿Lo habrán aprendido los actuales socialistas de aquellas exaltaciones al caudillo en la Plaza de Oriente?

El PSOE andaluz no consigue movilizar a sus seguidores. Juan Espadas no tendrá apoyo del municipalismo. Las corruptelas de la FAFFE y su paso por la Junta no se han olvidado. Hay rencillas y viejas cuchilladas pendientes. Saben que no puede ganar: aún colean los 21M de euros que «se perdieron» en EGMASA, empresa de carácter público que el propio Juan Espadas dirigió y presidió con inusual torpeza entre 2004 y 2008. El instructor de los ERE puede echársele encima en cualquier momento.

Me siento avergonzado escuchando a Sánchez que «todo lo bueno que tiene Andalucía lo ha hecho el PSOE». Supongo que en justa reciprocidad debería decir que «toda la historia del latrocinio, lupanares, robo a parados, dinero desaparecido, represión y traiciones a la ciudadanía se le debe al PSOE» ¿O no es así? Ni Sánchez, ni Espadas son ya voto útil. Estamos ante dos cadáveres políticos que, si los agasajan con un desierto de arena, en dos años la habrán vendido de forma fullera al primer postor, incluso una burra coja y soltera como feminista y de buena familia.

Las cosas no van bien. El presidente comprueba que la ciudadanía no lo acepta, en tanto que sí vitorea el trabajo, la ilusión y la entrega de otros líderes muy lejanos al represor y fanático sociocomunismo («socio», que no social). Tezanos ya no suma. El CIS es la gran mentira forrada de oro público. Y la marca socialista está a la altura de bilduetarras, golpistas, inútiles bullangueros y fascistas con tinte nacionalista.

En fin, respecto a los datos de Andalucía, si se confirman los resultados de las encuestas ajenas al embrutecido CIS, puede que estemos ante el hundimiento del Gobierno sociocomunista de España que, dicho sea de paso, no deja de oler a podrido, día sí y día también, por mucho perfume falsificado que lo echen.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.