¡No se puede aparentar cuando se viene de donde se viene!


Es tan fácil hacer el ridículo como actuar tal cual lo hace «la Yoli», la misma que se hace llamar doña Yolanda por sus subordinados. Incurre en un catetismo trasnochado y en un complejo de superioridad, que no es más que un mecanismo de compensación para tapar su torpeza, chulería y parasitarismo sindical.

Yolitonti

Su torpeza y demostrado analfabetismo le llega para enfrentarse, incluso, al Gobernador del Banco de España y decir que es un «ceporro» y desconoce el mercado laboral.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.