Perrito faldero de Presidencia en forma de ministro


«Félix Bolaños era más sensato, pero ahora veo que utiliza la técnica de los miserables y juega a perrito faldero; es un mandado de avispero y chupete»

Bolaños

Félix Bolaños, ministro de la Presidencia del Gobierno socialcomunista.

Por Jesús Salamanca / Dejar las manos libres a las ETT para fijar un sistema de llamamiento a los trabajadores que quieran trabajar no es de recibo. No entiendo cómo los vendidos sindicatos clasistas entran por ese aro que va a soliviantar a los trabajadores. Ya no es el momento de andar mendigando opiniones y apoyos. El Gobierno ha perdido mucho tiempo, incluso reuniéndose la ministra con los sindicatos a espaldas del presidente Sánchez y de Nadia Calviño. Tampoco entiendo a los agentes sociales que nada aportan y reciben con exceso. El Ejecutivo pretende aprobar el decreto tal cual está. A toda costa intenta evitar el trámite como proyecto de ley; es la mejor forma de no tener que introducir enmiendas.

Esas enmiendas corren el riesgo de desestabilizar el acuerdo alcanzado que, por otra parte, está simplemente hilvanado o, como dicen en mi tierra, cogido con inseguras pinzas. Al más mínimo cambio, la CEOE abandonará el pacto. El Gobierno es consciente de ello, de ahí que el ministro de la Presidencia y cuestiones varias intente asustar a no se sabe quién con eso de que «votar contra esta reforma laboral es votar a favor de la reforma de 2012». Sinceramente, imaginaba que Félix Bolaños era más sensato, pero ahora veo que utiliza la técnica de los miserables y juega a perrito faldero; es un mandado de avispero y chupete. Simple «abrazafarolas».

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.