Pedro Sánchez, sujeto de burlas y desprecio mundial


Mientras siga habiendo gente que se crea las mentiras de Sánchez, España seguirá a la cola de la recuperación.

PedroUGTCCOO1

Presidente del Gobierno, en el centro, y despreciables líderes de los sindicatos sectarios y clasistas.

Por Jesús Salamanca / «Arrogancia», «incompetencia», «insensatez» y «recochineo» son algunas de las acusaciones que recibe Sánchez a diario. Hasta Casado se lo recuerda. Lo peor de todo es que hay certidumbre en ello. Y si a eso añadimos el «falso triunfalismo» del que alardea Pedro Sánchez, el abandono durante la pandemia, la «compra» a los medios afines y a los sindicatos sectarios, la dejadez con La Palma, la desidia hacia los más débiles, el destrozo del mal llamado «escudo social», la mentira por la mentira, estamos ante una evidencia de que no hemos salido más fuertes de la crisis sanitaria.

Sin recurrir al panorama apocalíptico, que pintó hace unos días Pablo Casado, debería explicar el presidente los datos de la deuda pública española, el déficit y la inflación. Mientras siga habiendo gente que se crea las mentiras de Sánchez, España seguirá a la cola de la recuperación. Esos fondos que han llegado recientemente son una prueba para valorar si se utilizan para reformas orientadas a la recuperación o para alimentar sindicatos, chiringuitos y acciones innecesarias; es decir, para valorar si se pretende hacer una especie de Plan E con las comunidades afines. Rodríguez Zapatero lo hizo, a la vez que ocultó un déficit de 11.000M superior al anunciado. Y camino de eso vamos.

Como verán, hemos pecado de exceso de prudencia al no valorar en profundidad la contrarreforma laboral. Tiempo tendremos. La misma contrarreforma que ha vendido Antoñita «La fantástica» como un éxito, cuando tan sólo se han retocado cuestiones que penalizarán el empleo, castigan al empresariado, enmascaran el despido y procuran el aumento de afiliación al burdel sindical sectario y clasista. La misma contrarreforma laboral que ha dividido a la CEOE porque casi anula la competitividad empresarial y no mejora la llegada de nuevas empresas, ni facilita herramientas para incorporar a los jóvenes al empleo. Esa misma contrarreforma que la FAES no critica porque, en esencia, mantiene el grueso de la reconocida y alabada reforma laboral de 2012, tanto por el Banco de España como por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la propia UE.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.