Alberto Garzón: Huelga para cambiar el sexo de los juguetes


La última campaña promovida por Consumo trata de convocar una ‘Huelga de Juguetes’, para luchar contra los estereotipos sexistas en los anuncios.

Garzón

Alberto Garzón, ridículo y capitalista ministro del inservible Ministerio de Consumo.

LOS RÁBANOS POR LAS HOJAS / Es uno de los ministerios que más titulares ocupa en los medios de comunicación. Se trata del departamento encabezado por Alberto Garzón, que tiene una importante cantidad de dinero presupuestado por el Gobierno. Su partida se ha visto incrementada un 46%. Millones de inversión para fomentar hábitos en la población a través de iniciativas que no dejan indiferente, creando opiniones de todo tipo.
La última campaña promovida por Consumo trata de convocar una ‘Huelga de Juguetes’, para luchar contra los estereotipos sexistas en los anuncios. «Las cocinitas o los coches de carreras quieren poder jugar tanto con niños como con niñas», defiende el ministerio. Así, Garzón llama a un parón simbólico de juguetes el domingo 12 de diciembre de 11.00 a 12.00 horas «para reclamar su derecho a jugar con el 100% de los niños y niñas, no solo con el 50%».

Para darle promoción, han publicado un vídeo de animación en el que dos muñecos trasladan el siguiente mensaje: «Juguetes del mundo, llevamos años soportando que nos encasillen, que nos digan que fuimos creados sólo para jugar con niños o con niñas. Aunque seamos de plástico o de peluche, también tenemos nuestro corazoncito y ha llegado el momento de decir ‘basta’, de reivindicar nuestro derecho a jugar con el 100% de niños y niñas y no con el 50%. Por eso, hemos convocado un huelga». Toda la campaña ha tenido un precio de 82.644,63 euros, según ha sido publicado en una plataforma gubernamental.
Otra de las propuestas de Garzón que ha generado debate ha sido la de prohibir la publicidad de alimentos y bebidas «no saludables» para reducir el consumo de estos productos por parte de los menores. Así, la radio, televisión y demás plataformas de comunicación no podrán emitir este tipo de anuncios en programas cuyo público objetivo es menor de 16 años.
Siguiendo con los hábitos alimenticios de la población, el Ministerio de Consumo también ejecutó un impuesto sobre las bebidas azucaradas y edulcoradas, aumentando el IVA de un 10% a un 21%. El objetivo de esta medida era «favorecer hábitos más saludables», pero las patronales de alimentación y bebidas criticaron la medida al considerar que afecta especialmente a las rentas bajas.
Más iniciativas de Garzón que generaron debate y opiniones contrarias incluso desde el propio Gobierno. El ministro, en su intento poreducara los españoles, dijo a la población española redujese el consumo de carne porque «el consumo excesivo de carne perjudica la salud de las personas». De hecho, lo promulgaba bajo el lema Menos carne, más vida’ y dejaba entrever en su cuenta oficial de Twitter que el consumo de este alimento iba asociado al cambio climático.
«El 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero proviene de la ganadería, especialmente de las macrogranjas, mientras que para que tengamos 1 kilo de carne de vaca se requieren 15.000 litros de agua», escribía adjuntando un vídeo de 6 minutos desglosando un argumentario que el mismo Sánchez rechazó, como ya adelantábamos anteriormente. El presidente del Gobierno aseguraba que «un chuletón al punto es imbatible». El sector cárnico también criticó estas palabras y la campaña ya que iba directamente en contra de su trabajo.
Por último, incluimos uno de los principales objetivos de Consumo (y que tiene mayor cantidad de dinero asignado en sus presupuestos): se trata de la regulación de las casas de apuestas. Y no solamente eso. También se reguló cómo se publicitan para evitar las prácticas adictivas que suponen este tipo de actividades. De esta forma, se limitó el horario de anuncias de juego a la franja entre la 01:00 hasta las 05:00 de la madrugada y no podrían aparecer en esos anuncios personajes relevantes en la sociedad que inciten las apuestas.
Iniciativas que, como sucede con todos los ministerios, se ejecutan con el dinero asignado a través de los Presupuestos. En el caso de Consumo, cuentan con 60 millones de euros. Su partida se ha incrementado un 46%. Así, han pasado de los 41 a los 60 millones y dedican especialmente este dinero a la regulación del juego online (con un 66,08% más con respecto al año anterior).
Las preguntas que surgen sobre las diferentes campañas que lanza Consumo (y sobre el propio ministerio) podrían ser infinitas: ¿está siendo este dinero bien invertido? ¿necesita la sociedad que el Gobierno, a través de un departamento, le proporcione un recetario de comida ‘saludable’ y unos mensajes en redes sociales con las frutas y verduras de cada mes?
Las cuestiones no acabarían aquí. Y, cogiendo de ‘gancho’ la última medida de Consumo, ¿es fundamental que exista un departamento que convoque una huelga de juguetes’ para acabar con los estereotipos sexistas? El debate está sobre la mesa.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.