Grande Marlasca: desprestigio y corrupción moral


Pedir la dimisión de una persona que ha perdido cualquier rastro de respeto por sí misma es probablemente un ejercicio inútil, pero cada día que Marlasca siga como ministro sólo puede servirle para cavar más en la fosa de corrupción moral y desprestigio en la que ya es imposible reconocer a un hombre que tiempo atrás era respetable y respetado.

Marlasca

La indecencia de Fernando Grande Marlasca parece no tener límite: el ministro del Interior no pierde una oportunidad de cavar más y más hondo en su desprestigio político y, desde hace ya bastante tiempo, incluso personal, pues en su caso a la incapacidad evidente para gestionar un ministerio de tanta importancia se unen actitudes y comportamientos intolerables.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.