Archivo diario: abril 27, 2021

VOX frente al juego sucio sanchista para el 4M


vox1

De dcha a izqda: Rocío Monasterio (candidata a presidir la comunidad de Madrid) y Santiago Abascal (presidente de VOX).

 
Por Ignacio F. Candela / EL CORREO DE ESPAÑA / Se ha demostrado con pruebas el burdo montaje de las balas, pero estos miserables no se dan por aludidos y continúan con un repugnante plan de ventajismo para ganar el feudo madrileño que resiste el golpismo sanchista. Lo que delata a estos tramposos no es solo el modo infantil y chapucero de montar esta farsa de las amenazas de muerte con el gallinero social comunista artificiosamente escandalizado, sino también el argumentario esgrimido al alimón por las hienas compradas, responsabilizando a la supuesta ultraderecha del cariz guerracivilista. Las irregularidades de las amenazas, previo 4 de Mayo, primero balas y después navaja de un esquizofrénico, ¿qué será lo próximo, un caset de Manolo Escobar?, su exagerada publicitación se han originado en algún burdo despacho del socialcomunismo representado por los fulleros Sánchez e Iglesias.

Sigue leyendo

Mujer hecha a sí misma: avanzadilla del siglo XXI


Rocío Monasterio es de esas mujeres hechas a sí mismas frente a ridículas feministas, acomplejadas y orcos de todo tipo.

VOX

Mujer con tiempo para todo: arquitecto, madre, parlamentaria y con un expediente universitario de matrícula de honor. Por el contrario, Irene Montero decía que no le daba tiempo ni a ducharse. ¿Comparamos preparación y valía personal?

Culpable de miles de muertos


Los tribunales consideran responsable al ‘Coleta’ de miles de muertos durante la primera ola de la pandemia. ¡Malditos sean él y toda su despreciable ralea!.

Ya no engañan a nadie. El dúo socialcomunista son los responsables de 100.000 muertos, al menos 30.000 de ellos en las residencias de ancianos. Iglesias entorpecio la actuación de la UME mientras pudo.

Rocío Monasterio cortó coleta y moño


Clamoroso éxito de Rocío Monasterio en el debate de la SER frente al acobardado Pablo Iglesias que optó por huir con el rabo entre las piernas y lloriqueando.

Por Jesús Salamanca Alonso / Tal vez lo mejor de la entrevista en el programa de la mañana fue comprobar que, mientras la entrevistadora daba tumbos, como si no hubiera preparado la entrevista, Monasterio desmontaba una y otra vez el burdo activismo de López, ante el reiterado intento de la entrevistadora de hacer una entrevista ofensiva, cargada de ‘material‘ sectario y políticamente incendiario. Un interrogatorio impresentable en el que no dudó en preguntar si «VOX quiere que se vea como enemigos a niños», haciendo mención al cartel repartido en el metro madrileño que recuerda el coste de mantenimiento mensual de cada MENA. Ahí demostró la “exmujer del tiempo” toda su carga de mala fe, falta de profesionalidad, provocación, incitación al odio y nula investigación para preparar la entrevista: debería comprobar qué es lo que dice al respecto el ínclito juez de menores, Emilio Calatayud. Sigue leyendo

VOX se atreve a cantar las verdades a la chusma de la memoria histórica, de las “leyes de odio” y “género” del odio a España…


Rocío Monasterio, candidata de VOX a presidir la comunidad de Madrid.

Por Pío Moa / EL CORREO DE ESPAÑA / No me refiero al Covid 19, sino a la epidemia de respeto que surgió en  España con la transición. Todos, sobre todo la derecha, se decían respetuosos “con todas las ideas y todos los partidos, eso es  ser demócrata”. Mentira flagrante, pues había demasiados cosas nada  respetables. Los ataques a la unidad nacional, la falsificación de la historia, las pretensiones de cien años de honradez por el partido más corrupto y ladrón, las maniobras de muerte civil para quienes no entraban en el juego de los respetos, esas y muchas otras cosas eran respetadas sin ser respetables. Un pequeño botón de muestra: Ussía fue expulsado del programa de Luis del Olmo por no mostrar el debido respeto a Arzallus, otro “demócrata” cómplice de la ETA y por tanto delincuente. En la derecha, UCD y luego PP, cundió la idea de que la democracia consistía en el compinchamiento de los políticos sobre el poder y el dinero. . La democracia “de amigachos”, que denunciaba Azaña, paradójicamente su promotor. A esos compincheos y trapicheos  entre políticos los llamaban “la reconciliación entre los españoles”. Conseguida, por cierto, mucho antes de esos políticos, que se beneficiaban de ella desvirtuándola.

Bueno, pues parece que afortunadamente la epidemia de las respetuosas está tocando a su fin. VOX se atreve a cantar cuatro verdades a la cara a la chusma delincuente de la memoria histórica, de las “leyes de odio” y de “género”, de los secesionismos, del odio a España, del sistemático ninguneo de los críticos por la Triple M (Medios de Manipulación de Masas), etc. Es un cambio positivo y fundamental. Porque desde el principio, aquel respeto entre pícaros de la política se basaba en la absoluta falta de respeto que aquellos pícaros se permitían con la historia de España y concretamente con la figura de Franco, el estadista más importante de la historia de España en al menos tres siglos, si atendemos a los hechos y dejamos la retórica ideológica. Y es que cuando se respeta lo que no es respetable, se pierde el respeto a lo que sí lo es. Y la democracia no consiste en eso.

Nadal Toisón de oro


Acabo de ver ganar a Rafael Nadal su Décimo Segundo Trofeo Conde de Godó y hasta me he olvidado y recuperado del cabreo que tengo por las Elecciones del 4-M. Señores, viendo a este hombre jugar, luchar, ganar y ser español a uno le dan ganas de mandar a Groenlandia a todos nuestros políticos (aunque a algunos un bastante más lejos y a dos en concreto, el Sánchez y el Iglesias, ya a la siberiana directos). Es increíble… y para orgullo de los bien nacidos con la bandera de España en todo lo alto.

Y por eso saco de la tumba a mi buen amigo MIguel Ors, el gran periodista que vivió y murió pidiéndole al Rey Juan Carlos primero y en cuanto llegó a Felipe VI, el «TOISÓN DE ORO» para él, porque sé que hoy, a estas horas, estará ya pidiéndole a su Dios, que es el nuestro, al menos el mío, esa máxima condecoración que la Corona de España ofrece a sus mejores hijos.
Sigue leyendo