Archivo diario: septiembre 17, 2020

Ignorantes e inoperantes


Nunca me gustaría tanto equivocarme como ahora. ¡Si volaran la ignorancia y la inoperancia, no nos daría el sol!

Aula con niños en tiempo de pandemia de la peste china.

Por Jesús Salamanca Alonso / El cierre de tantas aulas y de tantos centros completos no augura nada bueno. Dice la OMS que lo peor está por llegar. El profesorado empieza a temer por el curso; los padres no duermen tranquilos porque se les viene encima un gran problema de convivencia para compaginar lo familiar con lo laboral; la frustración se agudiza en el día a día; el absentismo se ha disparado; la desigualdad ya es galopante; protestas y conflictos no faltan…

Nunca me gustaría tanto equivocarme como ahora.  Lo dice todo la opinión de un sindicalista: «La alta incidencia de casos de infección detectados en estos primeros días, los centros que ya han tenido que cerrar y el absentismo en varias localidades ponen en evidencia la irresponsabilidad del Ministerio de Educación y de muchas consejerías, al no haber facilitado los medios para un curso escolar seguro». ¿Recuerdan? Pensaban que aquellos 2.000M de euros eran la solución a todo y para todo. ¡Si volaran la ignorancia y la inoperancia, no nos daría el sol!

Memoria Democrática, estercolero socialcomunista.


Comunismo: símbolo del odio, la represión, la violencia y la muerte.

Por Eduardo García Serrano / En El Correo de España / La Memoria Democrática es la memoria de una estafa devenida dogma de obligada observancia en el carnaval político que convierte al pueblo español en la chusma que brama en los tendidos, mientras en la arena del anfiteatro mueren la Verdad y la Historia.

La Memoria Democrática es El Credo tergiversado, descontextualizado y mutilado (“…Poncio Pilatos fue crucificado, muerto y sepultado”) por los sacerdotes paganos del estercolero socialcomunista, por sus sacristanes separatistas y jaleado ad nauseam por sus monaguillos de la derecha liberal.

La Memoria Democrática crece en el silencio de los que otorgan, en el mutismo de los que saben y callan, en la cobardía de los que conocen y ocultan, en las biografías maquilladas de los conversos de atajo y conveniencia, en los que niegan a sus padres y reniegan de sus abuelos cuando canta el gallo rojo. La Memoria Democrática se fortalece en la aceptación de la farsa, en la cotidianeidad de la mentira y en la alquimia social de la corrección política que estigmatiza la génesis de los hechos revistiendo a los asesinos de la Patria y de la Libertad en paladines de la democracia, y vistiendo de harapos totalitarios a los que se sublevaron contra la lava de sus erupciones revolucionarias.

La Memoria Democrática es la voz de la mentira y la mano del tirano que se lleva el índice a los labios imponiéndonos un silencio amenazador, como el que te aplasta en las montañas y en el vientre profundo de los bosques. No nos dejemos encadenar ni amordazar por la Memoria Democrática, trepemos hasta el vértice del mástil de Rodrigo de Triana para proclamar la Verdad y la Historia como él anunció el Nuevo Mundo.