Pablo Iglesias: un inútil para la gestión


Cuando Pablo Iglesias quiso enviar una circular a las CC.AA., lo primero que hizo fue pedir «sobres redondos de Correos para enviar circulares».

Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del Gobierno de Sánchez y uno de los culpables de las 50.000 muertos por la covid-19, En las residencias de mayores, 8.000 de ellos son responsabilidad exclusiva suya en ese momento.

Jesús Salamanca / Para representar a España y a los españoles, sobran Sánchez y todos que le rodean porque forman parte de su síndrome de Diógenes. El presidente ya siente que empieza a estar de más en todas partes. Quedó más patente aún su ausencia en La Almudena por la cantidad de políticos de otras formaciones, organizaciones sindicales, sociales y de diversas religiones.

Los muertos son muertos y se merecen un respeto eterno, cosa que Sánchez y su Gogierno de Diógenes no parecen haber entendido; respeto que Sánchez desdeña y convierte en mofa; su huida hacia adelante es propia de los políticos que se saben culpables e intentar echar la culpa al otro. Saben que miles de muertos lo fueron por su mala gestión, su dejadez y su desidia.

Lo que aún no sabemos es si esa dejadez fue fruto de la campaña que semanas antes venía haciendo Podemos: afiliadasy «simpatizantas» no se cansaban de meterse con los mayores. «Son una rémora. No podemos dejar que los viejos nos planifiquen el futuro», decían como desalmados que han demostrado ser.

El enfermizo egocentrismo de Sánchez también le lleva a despreciar a la ciudadanía, con especial inquina al mundo de la información. Todo un siniestro personaje que ya es una rémora para el país: haciendo daño es el primero, pero el último y menos apropiado para adoptar soluciones: algo así como la incompetencia hecha persona avergonzada. Y esa incompetencia ha quedado demostrada, de igual manera, en el «marqués» de Galapagar: su nula capacidad de gestión y de organización ha quedado patente en la pandemia y en el abandono de las residencias de mayores, donde la única culpa fue suya al hacerse cargo de las mismas «bajo mi mando» para, a continuación, esconderse tras su propia desidia y su demostrada incapacidad. A pesar de los cientos de asesores y asesoras de su «harén», resultó que nadie sabía gestionar.

Una prueba de su nula gestión y de su impotencia para andar en la administración es que, cuando quiso enviar una circular a las CC.AA., lo primero que hizo fue pedir «sobres redondos para Correos».

Una respuesta a “Pablo Iglesias: un inútil para la gestión

  1. Pingback: Pablo Iglesias: un inútil para la gestión | Análisis de la actualidad en clave liberal

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.