De lo erótico a la exhibición y la perversión más vulgar


Lo que debe ser normal, no hay por qué hacerlo excepcional. Y mucho menos llegar al burdo exhibicionismo.

Ahí tienen tres sentencias que alguien deberá abordar desde el punto de vista judicial.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s