Archivo diario: junio 9, 2017

¡Ingeniería social y aprovisionamiento contra el yihadismo!


¿Dan siempre sus frutos las buenas ideas?

Robada en Facebook.

“Chorizo, cabrón” y “Fuera, fuera”, gritan los agricultores al defraudador, ‘Echeminga’


Agricultores de la manifestación insultan a Echenique al grito de “chorizo” y “cabrón” por las innecesarias ayudas que recibe.

‘Echeminga’ recibe un fuerte correctivo para que no vuelva a meterse a gorrón ni intente sacarse la foto. Tras su fraude a la Seguridad Social se ha convertido en uno de los estafermos podemitas a quienes se acabará ‘sobando la badana’.

Agricultores increpan a Echenique al ir a hacerse la foto en su protesta


Pablo Echenique ha sido increpado por los agricultores que se estaban manifestando por la falta de ayudas.

Echenique recibe un duro escarmiento al querer figurar donde no debe. Los agricultores le increpan: “chorizo, ladrón,….”

En BALUARTEDIGITAL / El diputado izquierdista a las Cortes de Aragón, el argentino Pablo Echenique, ha sido increpado por los agricultores que se manifestaban para solicitar ayudas para el medio rural. La manifestación que fue convocada por los representantes del sector agrario aragonés, partía con una tractorada desde Diputación General de Aragón hasta las Cortes de Aragón. Sigue leyendo

¡El ridículo y la mediocridad que acompaña al sector podemita!


La donación de 300M € efectuada por Amancio Ortega ha sido rechazada en la Comunidad de Aragón. ‘Podemos’ califica la donación de “limosna de un millonario”.

El mundo podemita nunca aprenderá; de ahí su mediocridad cavernícola y sus cutres representantes –que no nos representan a los españoles normales–

¡La banda de ‘Podemos’ vuelve a fracasar en Madrid!


¡Ya me dirán ustedes qué puede defender el tal Ramón Espinar, prototipo de corrupto y corrompido!

Reseña del fracaso de la moción de censura en la Asamblea de Madrid donde la banda de ‘Podemos’ ha querido escenificar su mediocridad.

Por Jesús Salamanca / Una vez más ha vuelto a fracasar la banda populista, proterrorista y prochavista de Pablo Iglesias. Precisamente, en el momento en que está saliendo corrupción de su gente en ayuntamientos, comunidades autónomas y en el Parlamento nacional, intentan borrar la difusión de las noticias con la presentación de mociones de censura que a nada conducen.

Se ha puesto de manifiesto que desconocen lo más elemental del parlamentarismo español; para ellos es un foro de propaganda de sus mediocres ideas y de sus desastrosos credos, además de la vulgaridad de su permanente teatralidad. Pero la caradura e ignorancia de su líder no le impide dar el toque serio al fracaso: “Si presentamos la moción es porque queremos demostrar que hay alternativa a las políticas de Cifuentes; la esperanza se abre paso”.

Se han estrellado en la Asamblea de Madrid, donde han hecho el ridículo más sonoro. Ello ha sido debido a la falta de programa, a la inutilidad de quienes han debatido y a la mediocridad de la presunta candidata a presidenta de la comunidad. Todo se les ha diluido como un azucarillo. Es lo que pasa cuando no hay preparación en la gente y confunden el parlamento con la esquina de las cuatro calles donde gritan con megáfono en mano. Los 37 miembros del PSOE no han querido saber nada de los ‘iluminati’ de la banda populista; por una vez han actuado con dignidad desde las filas socialistas porque no se puede seguir en la posición en que estaban instalados. Cuanto hemos presenciado en el pleno de la Asamblea ha sido un circo, un esperpento, otra estupidez más de la banda, pero una estupidez que han pretendido que sirviera de ensayo para la moción que se celebrará en el Congreso de los Diputados y cuyo resultado ya conocemos. ¡Ya me dirán ustedes qué puede defender en la Asamblea madrileña el tal Ramón Espinar, prototipo de prevaricador, corrupto y corrompido!

Así les cubre el pelo. Van de ridículo en ridículo. Demuestran su incapacidad a diario. Ya se les conoce por quedarse dormidos en las reuniones. No han presentado nada eficaz. Solo les interesa la destrucción de lo existente. Se les llena la boca de porquería de los demás, sin darse cuenta de que mucha de esa porquería es porque les llega la ciénaga propia al cuello. ¡No pasarán!