Sabino Herrero y su intento ‘evangelizador’ en el IES Jorge Manrique


Por el interés de la carta para la comunidad educativa, y para evitar abusos con el tráfico de influencias, publicamos el escrito recibido.

Sabino Herrero (1º izq) es el nuevo director provincial de Educación. En la imagen, junto a Fernando Sánchez Pascuala, Luis Domingo González y Azucena Calvo. Eva Gutiérrez

NOTA.- La carta se publica hoy en ÚLTIMOCERO

Hola Jesús:

Por si aún le cabía a alguien alguna duda, la noticia publicada ayer por “Últimocero” nos muestra a Sabino Herrero como nuncio del mencionado trío ante el departamento de matemáticas del IES Jorge Manrique en un estéril intento de evangelizar a Fátima Zamora sin enseñarle el tan citado informe “porque no es parte interesada en el asunto”. En su “obediente” misión Sabino Herrero no pareció tener el menor rubor en desacreditar la resolución que él mismo había firmado en septiembre de 2016 desestimando en su alzada la reclamación de Julio Villarrubia (como preludio del bochornoso sainete que seguidamente inició Luis Domingo González).

El carácter dócil y servil de Sabino Herrero con sus superiores (y no con los ciudadanos, sus verdaderos jefes según el A103 de la Constitución) le ha llevado a hacer el marronazo papelón de “defender” ante los nueve miembros de dicho departamento la prevaricadora conculcación de la OEDU 888/09 (que regula en Castilla y León el procedimiento de reclamación de calificaciones por parte del alumnado) justificando que en septiembre se podría reclamar por lo de junio. Tal fraudulenta mansedumbre en un funcionario público (tan común, lamentablemente, en tantos claustros de profesores) ya se anunció el día de su nombramiento (documento adjunto 1) como director provincial de Educación (en substitución de la no más competente que él, Azucena Calvo) cuando Fernando Sánchez-Pascuala dijo, junto a Luis Domingo González, que Sabino Herrero gozaba de la total confianza de la Consejería porque era «buena persona, de un reconocido prestigio, discreto, eficaz y que está acostumbrado a obedecer, lo que es muy bueno para luego saber mandar».

Fernando Sánchez-Pascuala no tardó en ser cesado por Fernando Rey (documento adjunto 2), el “constitucionalista” consejero que considera administrativamente cerrado el asunto Villarrubia-Domingo-Coria-Sabino, lo que sugiere que aquellas palabras sobre Sabino Herrero no se las llevó el aire y que Fernando Rey no manda tanto en su consejería como debería y desearía mandar.

En fin, Sabino Herrero no se tomó estas molestias conmigo cuando en 2013 le pedí que me explicase el aprobado regalado a la hija de Julia Emperador, la jefa de estudios del colegio Modesto Lafuente. Y no contento con negarse a mostrarme y explicarme el informe (en el que dijo basarse para cometer la arbitrariedad de aprobar a quien no sabía) “porque yo –como Fátima ahora– no era parte interesada en el asunto” promovió, con la complicidad de Jesús Coria y Casilda Hervella (la “hermanísima”) principalmente, el prevaricador expediente disciplinario que aún me mantiene extramuros de la función pública.

Un abrazo. Jorge.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s