El “machismo” y la buena educación


Esas “abridoras de los ojos de las demás” se postulan como la gran reserva femenina de Occidente,…

Por Marisol Rodríguez en Facebook   / Definir una conducta como “machista” está llegando a unos niveles tan bajos, que raro será que el español (varón ) de a pie no incurra en alguna ocasión en ello.

Supongo que cuando una sociedad evoluciona en el sentido de la igualdad, quien está interesado en conservar esa brecha, busca hasta debajo de las piedras el mínimo resquicio donde basar su discurso, por ende justificar su necesaria intervención y suculenta subvención.

Llegados a este punto caótico la confusión entre machismo y buena educación es todo un hecho tangible.

Que se vayan olvidando los varones de ceder un asiento en un transporte público a una señora o ceder el paso a las puertas de un establecimiento, también de ofrecerse a ayudar a llevar cualquier bulto pesado, o abrir la puerta del coche.
Pueden dar con alguien que califique esa conducta de machista.

El surrealismo invade nuestra sociedad como el polen en primavera, dejando a su paso constancia del poco intelecto, que para las defensoras de esas teorías, poseen el resto de mujeres, a las que ellas, las elegidas para determinar lo que es una conducta machista, toman por completas necias.

Esas “abridoras de los ojos de las demás” se postulan como la gran reserva femenina de Occidente, sí, sólo de occidente, no vaya a ser que se preocupen por otras más necesitadas y alguien las despeñe por un risco o las lapiden.
Aquí campan a sus anchas. En estos lugares tan machistas, tan cerrados, tan sometidos al catolicismo, son donde ellas, paradójicamente, pueden dar sus “lecciones” con toda libertad. Y encima les pagan por ello.

Por fortuna somos muchas las que distinguimos lo que es la buena educación, las que sabemos lo que son las costumbres y usos sociales, y las que distinguimos perfectamente, sin ayuda de nadie, unas conductas de otras.

Solo añadir que si un varón se sienta en un lugar público con las piernas abiertas, de la misma forma que si lo hace una mujer, es una horterada como la copa de un pino, y una gran vulgaridad.

Quien quiera ver otra cosa en esa postura, es su problema.

Feliz día a todos.

NOTA.- He recibido la correspondiente autorización, a través de Facebook,  de la autora para la presente publicación.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s