Permanente crecimiento del desprecio ciudadano a ‘Podemos’


“El tiempo suele poner a cada uno en su sitio y ‘Podemos’ no lo tiene en una sociedad civilizada, moderna y de progreso”.

A la derecha de la imagen aparece Nicolás Maduro, sucesor de Hugo Chávez, acompañado de Rodríguez Zapatero, expresidente del Gobierno español que tanto daño ha hecho a España y a la pacificación de Venezuela.

Por Jesús Salamanca Alonso / Las diferencias internas y externas entre la desnortada dirección y el sector errejonista están ahí; otra cuestión distinta es que intenten justificarlo edulcorándolo con la acostumbrada mentira. ¿Acaso esta gente ‘chekista’ no es experta en tramas? El tiempo suele poner a cada uno en su sitio y ‘Podemos’ no lo tiene en una sociedad civilizada, moderna y de progreso. El comunismo ni siquiera tiene un rincón digno en sociedades desarrolladas como la española.

Las pruebas existentes nos llevan a hacer esa contundente afirmación. Una de esas es el propio Congreso de los Diputados. Esa formación radical, procomunista y prochavista –que es lo mismo que decir, proterrorista– no ha sido capaz de hacer ni una sola propuesta en beneficio de la sociedad. Lo suyo es la algarada permanente, la desestabilización, la juerga y la vagancia reiterada. A ello hay que unir el afán por hacerse notar: abandonar el Congreso dando voces (cuando abandonaron el hemiciclo, tras la muerte de Rita Barberá, mientras salían al pasillo, un energúmeno de esa formación ventoseó y lo dedicó a la finada; esa es la esencia y la educación de ese mundo cafre, resentido, acomplejado y curtido de odio) vocear a otros diputados con malas formas y peores maneras, amenazar al disidente o insultar al adversario cada vez que se quedan sin argumentos, que es casi siempre.

Una formación de esa calaña no la queremos ni cerca ni lejos. Miramos a Venezuela y es patético comprobar cómo Nicolás Maduro baila con jovencitas en una discoteca mientras da la orden de tirar a matar al pueblo que se manifiesta por hambre, desesperación y falta de futuro. El sucesor de Hugo Chavez, conocido como el ‘gorila rojo’  se ha convertido en el peor mal que los venezolanos podían soñar. Y por si alguien no lo recuerda, Anthony Burgess solía decir que “El bien y el mal no son mito, son realidad. Pero el mal es más poderoso que el bien, porque podemos definirlo”.

Anuncios

Una respuesta a “Permanente crecimiento del desprecio ciudadano a ‘Podemos’

  1. Reblogueó esto en El Heraldo Montañés.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s