¡El eco de la docencia ante el escándalo de notas!


Julio Villarrubia con las manos manchadas de carbón. A partir de ahora él estará manchado, pero de indignidad y prevaricación.

Esto es vergonzoso. El delegado de la Junta aduce que unos técnicos en educación decidieron transformar un 2 en un 5,6. ¿Pero este hombre es tonto o se lo hace? ¿Qué mejores técnicos educativos que los 9 miembros del departamento de Matemáticas del instituto Jorge Manrique, quienes habían confirmado por unanimidad el dos con el que calificó a la alumna la profesora Fátima Zamora en el examen de septiembre? Por otro lado, el director del centro, Jesús Coria, a quien todo el mundo teme pero no respeta, parece que ha faltado a la deontología profesional y se ha dedicado a zaherir y acosar a la profesora, en connivencia con ese adalid de la justicia llamado Julio Villarrubia, padre de la alumna. Villarrubia ha sobrepasado las lindes de la decencia y tendrá que dar explicaciones convincentes (algo del todo imposible), pedir disculpas públicas y abandonar definitivamente la política, so pena de ser el hazmerreír de la sociedad palentina.

He oído que hay más casos de presunta prevaricación en casos de alumnos aprobados “porque sí” en el Instituto Jorge Manrique y que están en los tribunales. Y yo me pregunto, ¿qué claustro de profesores es ese que calla y otorga ante ese conjunto de desmanes? ¿No se da cuenta el profesorado que cualquiera de ellos puede ser una víctima en un momento dado de un padre jactancioso como Villarrubia y de un delegado de la Junta tan impresentable? Y finalmente, ¿a què se dedican los innumerables liberados sindicales, incapaces de tomar cartas en este y otros asuntos importantes? ¿ A sestear?

Leo todo esto y me quedo de piedra. Algunos hablan de prevaricación, pero añado más: desvergüenza. Un padre razonable debe saber explicar a su hija cuándo sus notas son merecidas y cuándo no. Y , desde luego, debe guardar el máximo respeto a una profesora que se ha limitado a corregir objetivamente el examen de septiembre y a un equipo de profesores que, por unanimidad han ratificado la nota de 2. Todo lo demás sobra. Tal parece que un director de instituto (Jesús Coria), un padre de alumna y dirigente del PSOE (Julio Villarrubia) y un delegado provincial de la Junta (Luis Domingo González) han colaborado en una presunta prevaricación. Solo la impudicia de un ignorante puede ser capaz de anular un 2 y convertirlo en un 5,6. La profesora merece todo el apoyo de la opinión pública

He estado ligada a la enseñanza muchos años. Lo dejé harta de directores, inspectores y políticos sin escrúpulos. Veo que en el Jorge Manrique pasan cosas, algunas tan graves como que un padre, conocido político socialista, y un director saltan por encima de los derechos y la dignidad de una reconocida profesora. ¿Puede explicarme alguien cómo se transforma un suspenso bajo en un aprobado en contra de la opinión de todo un equipo de profesores? Es increíble, alucinante y vergonzoso. Mis mejores deseos para la profesora y que llegue hasta donde tenga que llegar para defender la dignidad de una profesión tan hermosa.

Esto es digno del mejor esperpento valleinclanesco, en el que Max Estrella, la víctima, está representada por la profesora Fátima Zamora; Latino de Híspalis, el amigo traidor, por el director Jesús Coria; la Pisabién, por el padre de la alumna, Julio Villarrubia, y el ministro corrupto de la obra, porcel delegado de la Junta en Palencia. Todo ello sobre el proscenio de un instituto, el Jorge Manrique, en el que los profesores son monigotes manejados por el miedo y la falta de responsabilidad. No, amigos, esto no es una comedia al uso, es una tragedia colectiva del mundo educativo del que sólo hemos visto el primer capítulo.

Siento no entrar aquí con mi verdadero nombre. Soy profesora en el Jorge Manrique y no quiero cotilleos…ni represalias. He querido intervenir en algún claustro pero no he encontrado apoyos para hacerlo. Muchos profesores dicen “pobre Fátima”, y al mismo tiempo no se mojan nada de nada. No soy amiga de Fátima pero me parece cuando menos intolerable lo que han hecho con ella. Con padres y directores de este tipo es muy difícil trabajar a gusto. Es lo más humillante que he visto en mi vida de docente.

Recientemente el informe PISA indicó que Castilla y León es una de las comunidades con mejores notas académicas en Europa. Lamentablemente con Coria, Sabino, Domingo y Villarrubia acabamos de ver cómo en el IES Jorge Manrique se PISA dicho informe.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s