¡No te dejes manipular por la insensatez!


Frente a ese “culo veo, culo quiero” se ha impuesto la malformación del “odio cuanto no sea lo que yo pienso”.

Autobús que circula por Madrid propagando una realidad natural y sin estridencias.

Autobús que circula por Madrid propagando una realidad natural y sin estridencias.

Por Jesús Salamanca Alonso / Cada vez nos confunden más con un sinfín de estupideces que emanan de sectores asentados en el odio y en la tergiversación. Cuando las verdades lo son, no hace falta justificarlas, pero cuando se tiene dudas o se teme que algo se ha hecho mal, se alude a la tan manoseada “libertad de expresión”, como si fuera un flotador. No está de más recordar cuánto se sabe y cuánto se recuerda, por eso es conveniente no olvidar las palabras del escritor y poeta británico Rudyard Kiplius: “Seis honrados servidores me enseñaron cuanto sé; sus nombres son: cómo, cuánto, dónde, qué, quién y por qué”.

Ese es el caso de la ‘machirula‘, Rita Maestre, más conocida como la ‘asaltacapillas’. La tal Irene Montero, indigente intelectual en economía y en portavocía, que demuestra a diario lo bajo que ha caído el parlamentarismo español. Incluso, el tal Zapata, que confundía el humor negro con el odio hacia personas e instituciones. Todo quisieron ampararlo bajo la socorrida bandera de la “libertad de expresión”. Y lograron sacar adelante sus insensateces gracias a abogados/as que jugaron con el lenguaje y que consiguieron ‘acojonar‘ a jueces sin convencimientos éticos, sin asentada moral y sin recursos legales que contraponer por falta de preparación jurídica. Frente a ese “culo veo, culo quiero” se ha impuesto la malformación del “odio cuanto no sea lo que yo pienso”.

Ahora, con el famoso autobús que circula por Madrid, intentan presentar lo evidente como “atentado a la realidad”, “incitación al odio” y no sé cuántas cosas más. El caso es que lo normal y/o habitual, real o natural pretenden presentarlo como excepcional y odioso. ¿Y quiénes hacen eso? Los mismos que se envolvieron en la manta de la “libertad de expresión” cuando asaltaron la capilla de la Complutense, hicieron chistes burdos y torpes o defendieron a energúmenos y ladrones como los Espinar, los Pujol o los Urdangarines.

El rezo del autobús no requiere aludir a esa “libertad de expresión” tan socorrida, manida y desprestigiada, incluso. La verdad tiene un camino. Eso no quiere decir que el mundo de los especiales (desviados) no tenga el suyo; lo importante es el respeto y me temo que en esta ocasión no existe ese, ni por parte del comunismo levantisco ni del descontrolado mundo podemita ni de la propia presidenta de la comunidad de Madrid ni del desnortado cavernismo de la ruin izquierda. ¡No dejes que te manipulen ni que te manoseen! “Solo los artistas, los niños y las personas con valores ven la vida tal y como es”, en palabras del dramaturgo, narrador y ensayista, Hugo Von Hofmannsthal.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s