Se acabó el tiempo de Pedro Sánchez


Da la impresión de que el sector crítico no ha entendido nada de nada desde la dimisión de Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez y Patxi López, en el pleno de investidura de Rajoy el pasado octubre. ALBERTO DI LOLLI

Pedro Sánchez y Patxi López, en el pleno de investidura de Rajoy el pasado octubre.

Por Jesús Salamanca Alonso / A estas alturas del debate – si es que en el PSOE existe de verdad – ya se puede entender el daño que Pedro Sánchez ha hecho a su partido durante los últimos años. Su estrecha visión de la realidad, su corto alcance político y el desmedido y egoísta asesoramiento de su ‘media naranja’ han repercutido muy negativamente en la formación socialista.

A ello hay que añadir que ha sido el personaje político peor valorado, no solo por su “¡NO es NO, qué parte no ha entendido, señor Rajoy!” sino por su firme decisión de tener paralizada una gobernabilidad que ha costado miles de puestos de trabajo, ausencia de ofertas de empleo público, erróneas negociaciones con la casta morada y un exceso de postureo, figureo y absurdo racaneo. Más si a ello añadimos su intención última de negociar con el radicalismo pro terrorista de ‘Podemos’, el entorno terrorista de ETA y el obsoleto independentismo, es un hecho que donde mejor está es fuera de la política; no por casualidad se le representa actualmente recorriendo los pueblos de España y desplazándose con una cabra y una escalera.

Todas sus deficientes actuaciones han desembocado en fuertes discrepancias, como la del martes en  Valladolid, en el seno del partido, donde la actual diputada por la ciudad de Zorrilla  acabó abandonando una reunión del partido ante los insultos a Patxi López y la tremenda división socialista. Los críticos no han entendido ni entenderán la labor del presidente de la Gestora; prueba de ello es que la pocas veces prudente, Soraya Rodríguez, fue calificada como “traidora” y ‘compañera del zorro’: vergonzosas calificaciones que proceden del odio más ruin y de la mediocridad más extendida, lo que motivo su abandono de la ya reseñada reunión de partido.

Es sabido que las cabezas visibles del partido socialista de Valladolid y de Castilla y León, así como los dirigentes –con muy pocas excepciones–  no son partidarios de la candidatura de Patxi López, como no lo eran de la Gestora. Da la impresión de que los críticos no han entendido nada de nada desde la dimisión de Pedro Sánchez y su obtusa visión ha conducido a una paralización, crisis y ceguera de un sector del partido.

No hay duda de que se impone el debate político y “no solo de nombres”, como decía ayer el actual alcalde de Valladolid. Hasta junio seguirá habiendo un escenario incierto que dividirá más aún a los socialistas porque la candidatura de López “no facilita las cosas a Sánchez”. Está suficientemente claro que el exlehendakari juega con ventaja al adelantarse a todos con su candidatura y, en línea con el pensamiento del alcalde perdedor de Valladolid, lo que ha pretendido ha sido “acaparar la postura crítica con la Gestora”. Ahí es donde, precisamente, se desinflan las aspiraciones de que fuera secretario general hasta el pasado mes de octubre.

Para Pedro Sánchez se desvanecen todas las posibilidades, salvo que pretenda ir al enfrentamiento con López, lo que dividiría más aún al partido y generaría más odio entre las numerosas facciones que ya existen. Sánchez ni siquiera es ya el abanderado de una respetable minoría. Tampoco es entendido por quienes fueron sus fieles escuderos: ahí tienen a Antonio Hernando, más interesado en poder pagar su hipoteca que en la salida de la crisis del partido. Y si alguien piensa que ‘Pedroflauta’ Sánchez no está con el culo al aire… ¡explíquelo!

Señor Sánchez: Parece que todos han entendido en su partido que ya no es su hora y debe hacerse a un lado. Para usted “NO ya es un definitivo NO. ¿Algo que no entienda?”

Anuncios

2 Respuestas a “Se acabó el tiempo de Pedro Sánchez

  1. LA SOBERBIA Y LA NEURÓTICA OBSESIÓN DEL SILLÓN: EL PASEARSE POR EL MUNDO GRATIS Y CODEARSE CON LOS JEFES DE ESTADO, O SEA PAVONEARSE, AUNQUE HAYA QUE VENDER A ESPAÑA Y A SU FAMILIA. ES CAPAZ DE TODO. SI FUERA PERSONA HONRADA, YA HUBIERA DIMITIDO LA PRIMERA VEZ QUE PERDIÓ, NO QUE SE METE EN EL PAPEL DE SALVADOR,ENCUBRIENDO ASÍ SU NEURÍTICA OBSESIÓN POR EL SILLÓN; AL ESTILO DE SU PADRE ZAPATERO.

  2. Pingback: Se acabó el tiempo de Pedro Sánchez | Análisis de la actualidad en clave liberal

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s