PODEMOS: El origen de su descomposición


Representantes del comunismo radical y reaccionario.

Representantes del comunismo radical y reaccionario.

Por Xavier Carrió / Desde el fiasco de Podemos en el 26J, cuando a pesar de las encuestas no pudo realizar el sorpasso al PSOE, Pablo Iglesias sigue sin aparecer en público ante el fracaso de su decidida estrategia de crecer en los territorios “a cualquier precio”, una estrategia que ha acabado dinamitando y desnaturalizando el partido morado y está dejando que sus aliados perféricos de Pais Vasco, Galicia, Valencia o Cataluña se hagan con el control del aparato del partido a nivel regional mientras su secretario nacional Pablos Echenique tocado por lo del cuidador, no para de lanzar amenazas a unos conjuras inexistentes. 

Algunos de los críticos, cada vez más numerosos, enumeran ahora -con el líder desaparecido y el partido en estado de depresión- la cadena de fatales errores protagonizados por Iglesias desde su espectacular irrupción en el Congreso tras los comicios de diciembre de 2015
Ayer vimos cómo los alcaldes populistas de La Coruña, Santiago y Ferrol llevan al límite a Podemos y fuerzan a la formación al designado por el dedo de Maduro como el regenerador de nuestro país a perder su marca y a diluirse en la “sopa de siglas” de la izquierda En Marea.
La concesión no tiene precedentes porque hasta ahora Podemos había cedido a no presentarse con sus siglas tan sólo en las elecciones municipales, en las que creó alianzas electorales como Ahora Madrid, liderada por la ahora alcaldesa Manuela Carmena; Barcelona en Comú, de la también regidora Ada Colau o las mareas locales gallegas. Sin embargo, en el resto de comunidades autonómicas en las que se presentó desde su fundación había rechazado perder su identidad y auspició fórmulas como En Comú Podem, en las que conservan su identidad.
En el País Vasco ha cedido desde hace semanas todo el protagonismo político a Otegui Todos los candidatos de Pablo Iglesias en territorios estratégicos han sido derrotados. En el País Vasco propuso a la polémica magistrada Garbiñe Biurrún y las bases han optado por Pili Zabala. El líder de la izquierda abertzale insiste en presentarse a los comicios a pesar de que el Tribunal Supremo le inhabilitó para cualquier cargo público. PP y Ciudadanos impugnarán su candidatura. Iglesias solo alberga la esperanza de que esta sea suspendida por la Junta Electoral y poder acoger en su franquicia vasca los votos prohibidos de Bildu.
En el País Valenciano, ni que hablar del cabreo del tripartito de Mónica Oltra que ya se veía vicepresidenta de todas las Españas y que solo reciben reivindicaciones de sus partidarios a la busca de un puesto aunque sea de pipas y las bofetadas electorales infligidas desde el partido corrupto que ya consideraban difunto.
El Cataluña tanto Doménech como Colau ya le han puesto las cosas claras, si ellos consiguen tomar el poder en la Generalitat como es posible ante la censura a Puigdemont, las condiciones van a venir elaboradas desde Barcelona y si se comporta, van a dejarle estar por allí de visita.
Su idea de formar un gran partido a nivel nacional está ya totalmente desnaturalizado y una vez desaparecido el señuelo de las elecciones nacionales y una vez se ha dado públicamente por derrotado, sus aliados han regresado a sus madrigueras donde tienen muchas más posibilidades de obtener el rédito que ya que a nivel nacional está aún muy lejos.
Anuncios

Una respuesta a “PODEMOS: El origen de su descomposición

  1. Pingback: PODEMOS: El origen de su descomposición | Análisis de la actualidad en clave liberal

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s