El Ibex en la encrucijada


Tras un segundo intento fallido en continuar la recuperación tras las importantes caídas de principios de año, el Ibex 35 se debate entre continuar con la remontada o dar paso a las caídas.

albertoUna gran verdad en el mundo de las inversiones es que los periodistas solo se acercan a la bolsa cuando se producen caídas. Solo cuando el rojo se impone, los inversores pierden miles de millones de euros y las caras de pánico asoman por los parqués, los medios de comunicación masivos centran su atención en esos antiguos edificios, casi vacíos ahora, llamados bolsas.

Por el contrario, cuando la bolsa sube, los principales medios le dan la espalda. Esto es así porque la subida de la bolsa es el escenario natural.

Conviene recordar esto porque desde que el Ibex 35 marcara mínimos anuales el pasado 11 de febrero en 7.800 puntos, el selectivo español ha comenzado una remontada que lo ha catapultado un 18 por ciento hasta los 9.200 puntos que alcanzó el pasado miércoles.
La inmensa mayoría de los españoles no se habrá enterado, pero de manera silenciosa el Ibex ha recuperado el nivel con el que comenzó el año, compensando las pérdidas sufridas en los tres meses y medio anteriores.

Sin embargo, es llamativo que el Ibex frenara su remontada la semana pasada precisamente en el nivel de los 9.200 puntos, justo en el mismo punto en el que se agotaron sus subidas del mes pasado.

444Si se fija en el gráfico anterior, es evidente que el Ibex cuenta con una resistencia importante en el actual nivel de los 9.200 puntos (línea verde). Veamos por qué.

El punto de inflexión

Uno de los fundamentos del análisis técnico en bolsa es que un soporte perforado a la baja pasa a convertirse en resistencia. Y viceversa: una resistencia rota al alza pasa a convertirse en soporte de la tendencia.

Cuando a finales de septiembre del año pasado el Ibex detuvo su caída como consecuencia de las turbulencias económicas desatadas en agosto en torno al Banco Central de China, lo hizo precisamente en el nivel de los 9.200 puntos.

Los 9.200 puntos constituyeron un soporte de importancia hasta que éste fue roto con violencia a principios de año, cuando el Ibex perdió en apenas dos meses y medio más de un 20 por ciento de su valor ante las perspectivas de un menor crecimiento económico mundial que el esperado inicialmente.

De soporte a resistencia. El 9.200 se convirtió de salvador a maldición del selectivo español. No es casualidad, por tanto, que por segunda vez en un mes el Ibex 35 haya detenido sus avances precisamente en este nivel.

Esta situación nos deja con dos escenarios posibles.

El primero, el Ibex 35 perfora al alza la resistencia de los 9.200 puntos en medio de un clima de recuperación de la confianza en la economía y apoyo de los bancos centrales con medidas de estímulo monetario. En este caso, el objetivo de subida del selectivo español se situaría en los 10.000 puntos, un nivel importante de referencia.

El segundo escenario, menos favorable para la renta variable española, es que el Ibex fracase por segunda vez en un mes en su intento de romper al alza la resistencia de los 9.200 puntos. Si esto se produce, las caídas podrían llevar de nuevo al selectivo al nivel de los 8.250 puntos; nivel en el que detuvo sus caídas de principios de mes el pasado día 7 de abril.

Aunque importante, esta caída podría ser aún mayor si nos fijamos en el gráfico que le mencionábamos anteriormente.

Como puede ver marcado en rojo, el Ibex 35 describe un canal bajista formado desde que comenzara un marcado retroceso a partir de sus máximos anuales en el mes de agosto.

Un aspecto que hace que me incline por el segundo escenario es que el techo de este canal bajista que ha gobernado al Ibex durante el último medio año precisamente atraviesa ahora el nivel de los 9.200 puntos. Si el Ibex retrocede hasta la base del canal, no es descartable ver al Ibex 35 de nuevo por debajo de los 8.000 puntos.

Multitud de factores influyen en la evolución de la bolsa. La primera y más importante es la perspectiva de crecimiento económico.

En este sentido el fin de las políticas de estímulo en Estados Unidos –con la consiguiente revalorización del dólar- han terminado de hundir a las economías emergentes, motores del crecimiento mundial ante unos países desarrollados con tasas de crecimiento raquíticas tras el estallido de la crisis de 2008.

Además, los últimos datos sobre el crecimiento económico esperado para este año y el próximo según el Fondo Monetario Internacional han encendido todas las alarmas y han frenado las remontadas de las bolsas en seco.

En esta situación, el análisis técnico parece estar dándonos pistas muy fiables sobre qué dirección pueden tomar las bolsas. Ignorarlas sería un error fatal para nuestras inversiones.

Un cordial saludo,

Alberto Redondo
Editor

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s