Dos cestas con mimbres podridos


“Nunca ningún político había demostrado tan poca destreza para construir, aunque sí para destrozar, dañar e insultar al contribuyente”.

Antonio Carmona y Manuela Carmena, la vergüenza política de sus respectivas formaciones políticas.

Antonio Carmona y Manuela Carmena, la vergüenza política de sus respectivas formaciones políticas.

Por Jesús Salamanca Alonso / Ya no es ningún secreto que el Ayuntamiento de la ‘abuelita’ Carmena es el más despreciado y objeto de mofas. Ha recogido concejales del ‘desguace’. Ni con una seria reflexión se podía haber elegido peor calaña: ‘asaltacapillas’, brutos de negros chistes, fantasmadas y odiadores a través de marionetas,… Incapaces de cumplir lo prometido, pero capaces de hacer patochadas todos los días, la ciudadanía madrileña se da cuenta ahora de que sale caro eso de los votos de castigo. Madrid no aprendió en la lucha contra los franceses y tampoco parece hacerlo ahora. Actúan cual masoquista empeñado en recibir palos y, a pesar de eso, sigue queriendo “mirar a Cuenca”.

El comentario habitual entre la población madrileña es la falta de sensibilidad por la problemática ciudadana. Quien decía querer ser alcaldesa de todos los madrileños y madrileñas, resulta que lo es solo de su círculo y ese es muy reducido y extravagante. Manuela Carmena ha perdido el norte, si bien son muchos quienes reconocen que ha perdido todos los puntos cardinales porque actúa como un pollo sin cabeza, un elefante en una cacharrería, un podemita en las redes sociales o un socialista a la desesperada. El primero en dar fe de ello es el propio Carmona, principal “plañidero” madrileño y cuya imagen ha quedado a la altura del betún. Ambas facciones, ‘carmenitas’ y ‘carmonitas’, han demostrado tener una imagen más falsa que un euro de goma, a pesar de que todo intentan justificarlo a su manera y desde su acomplejado credo.

Dentro de unas semanas, cuando se celebren nuevas elecciones generales, la población debe recordar el daño de los ‘carmenitas’, así como de Carmona y los ‘carmonitas’. Los primeros han destrozado y abandonado Madrid; los segundos han puestos los mimbres para que eso sea posible y, además, son incapaces de rectificar.

Nunca ningún político había demostrado tan poca destreza para construir, aunque sí para destrozar, dañar e insultar al contribuyente.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s