El fiasco de desviar los impuestos nacionales a la Agencia Tributaria Catalana


“Los catalanes están dispuestos a dejarse engañar con la monserga soberanista, pero con el pago de sus impuestos no quieren intermediarios. La pela es la pela”.
Oriol Junqueras,

Oriol Junqueras,  vicepresidente de la Generalidad y consejero de Economía.

Por Xavier Carrió / Hace apenas dos meses, Oriol Junqueras recién investido vicepresidente de la Generalidad y consejero de Economía, debutó en la comisión de economía del parlamento con dos grandes anuncios: el despliegue de la Hacienda catalana y la conversión del Instituto Catalán de Finanzas en un banco público del futuro Estado.

Junqueras dijo estar dispuesto a crear nuevas leyes para que la Agencia Tributaria catalana sea una realidad y pueda recaudar todos los impuestos que pagan los ciudadanos que residen en la comunidad. De entrada, afirma contar con la colaboración de ayuntamientos y diputaciones para pasar de las cuatro oficinas que tiene en la actualidad la Hacienda de la Generalidad a las 140 en un plazo de dieciocho meses. En el plan de Junqueras figura también convertir el Instituto Catalán de Finanzas (uno de los organismos que utilizó Convergencia para tejer su red de comisiones y favores) en un banco público catalán.

Pues bien ahora la propia Agencia Tributaria Catalana (ATC) se ha encargado de darle una ducha de agua fría con los datos del año 2015 y manifiesta que recibió impuestos estatales de 178 personas físicas y jurídicas en 2015, cifra que queda lejos de los datos de 2013, cuando 473 contribuyentes presentaron su declaración de la renta ante el fisco catalán.
En total, la ATC ha recibido 40,3 millones de euros de impuestos de competencia estatal desde 2013 que contribuyentes catalanes han presentado de manera simbólica para mostrar su apoyo a la independencia de Catalunya, aunque la ATC los ha ido traspasando al Estado. Indican también que en los últimos tres años ha ido aumentando esta acción simbólica entre ayuntamientos y otros entes públicos, y ha disminuido entre particulares y empresas.
Y es que las personas físicas y jurídicas que ingresaron impuestos estatales en la ATC fueron 473 en 2013, 222 en 2014 y 178 en 2015, mientras que el número de entes públicos ha sido de 63, 80 y 104 en el último trienio. Respecto a la recaudación, ha evolucionado al alza, desde 6,8 millones en 2013 a 15,26 en 2014 y 18,27 en 2015, y corresponde principalmente al IRPF y el IVA.
El carácter simbólico de estas acciones es patente si se comparan con las cifras totales de recaudación de Hacienda en Catalunya, que en 2015 fueron de 14.438 millones de euros en el caso del IRPF y de 14.731 millones en el caso del IVA, según consta en su página web.
La Generalitat ha explicado que la ATC tramitó la transferencia de estos ingresos a la Agencia Estatal de Administración Tributaria «para minimizar el riesgo de sanciones».
 
La Diputación quiere arreglar estos números
Con el fin de aumentar esta exigua recaudación y mantener la “tensión en pugna con la Agencia Tributaria Estatal, la Diputación de Barcelona ha enviado un correo electrónico a sus trabajadores en el que informa de la decisión, aprobada en el Pleno de la Corporación, de que los pagos del IVA y del IRPF a la Agencia Tributaria española se hagan a través de la Agencia Tributaria Catalana. La notificación, a la que ha tenido acceso Crónica Global, ha provocado una gran inquietud entre los empleados –más de 5.000, incluyendo los entes autónomos—pues temen que, en este pulso separatista de las administraciones, el pago de sus impuestos no quede registrado, lo que tendría consecuencias sancionadoras para ellos.
El citado correo fue enviado a los trabajadores desde el Área de Presidencia el pasado día 11 y en el mismo se informa de la aprobación por mayoría absoluta de una moción presentada por CUP-Poble Actiu sobre “Pago de tributos a la Agencia Tributaria de Cataluña”. El mensaje añade que “en cumplimiento del acuerdo os damos traslado de un certificado de la Secretaría General en relación con dicha moción”.
Los catalanes están dispuestos a dejarse engañar con la monserga soberanista, pero con el pago de sus impuestos no quieren intermediarios. La pela es la pela. 
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s