La dictadura aflora en ‘Ahora Madrid’


Y no solo se ha refugiado en el coche de todos sino que ha pretendido que le auxiliara la Policía antidisturbios.

Javier Barbero, edil de Seguridad de Madrid acompañado educadamente por los manifestantes, pero en ningún momento acosado como él ha querido dar a entender, durante una  manifestación de policías

Javier Barbero, edil de Seguridad de Madrid acompañado educadamente por los manifestantes, pero en ningún momento acosado, como él ha querido dar a entender, durante una manifestación de policías.

Por Jesús Salamanca Alonso / El escrache al concejal de Ahora Madrid es un merecido recuerdo a su intransigencia y a su actitud fascista para con la ciudadanía. Si digo que este escrache al concejal era necesario es porque — sin contar con nadie y despreciando a los sindicatos– no se le ha ocurrido otra idea que suprimir una de las Unidades Centrales de Seguridad de la Policía Municipal. Sin duda, eso ha enfadado a los afectados que ven cómo el incompetente concejal se pasa por el ‘arco del triunfo’ la opinión de los sindicatos y la propia necesidad madrileña.

Esta vez, al tal Barbero, le han ‘afeitado’ el morro, pero — al notar su cobardía– los manifestante han actuado con exquisita educación (Seguramente, a la inversa, el podemita hubiera sacado la “cheira” para amedrentar y hacer daño, que es lo que hace la gente de mala fe, de mal cagary peor sentir). Y lo han hecho merecidamente. Pero que no piense que ya se ha acabado, no. Le seguirán ‘afeitando’ y no recibirá ayuda policial.

Todo aquello que denigraron desde el 15M, ahora resulta que se acogen a ello. Son casta pura y dura, pero casta podrida y corrompida. Llegan a la política con la corrupción a cuestas, enchufando a ‘Pepito Grillo’, a Blancanieves, a las ‘meonas’ de Ada Colacau, a la ‘asaltacapillas’ con tetas al aire, al maldito Zapata del humor negro y pelo sucio, a las ‘magas’ de madrid, a las ‘brujas’ de Valencia, al pederasta de las Cortes de Castilla y León,…

Esta vez, el cobarde concejal se ha refugiado en el coche oficial; ese mismo coche a cuyos ocupantes anteriores insultó el tal Barbero y prometió odio eterno, con los ojos semicubiertos de sangre mal criada. Y no solo se ha refugiado en el coche de todos sino que ha pretendido que le auxiliara la Policía antidisturbios; ese mismo cuerpo de seguridad al que él ha desmontado en el plano municipal y ha insultado en las manifestaciones madrileñas. Sinceramente, en vez de rescatarlo, yo le hubiera hecho otra cosa, pero me lo callo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s