¡Brutal escrache a Cifuentes frente a la elegancia tenida con el concejal Barbero!


“Podemos” actuó como un auténtico cafre en el escrache a Cristina Cifuentes, donde hubo insultos, empujones, palabras de grueso calibre y amenazas de muerte.

Amenazas de muerte de "Podemos" en el escrache a Cristina Cifuentes, frente a la educación ciudadana ante la atrocidad de Javier Barbero.

Amenazas de muerte de “Podemos” en el escrache a Cristina Cifuentes, frente a la educación ciudadana con el bárbaro e incompetente, Javier Barbero.

Por Jesús Salamanca Alonso / Según los medios de comunicación, alrededor de 300 manifestantes han perseguido a Barbero durante unos 400 metros. En la duración de tal ‘persecución’ le han llamado de todo menos bonito. Y además le han acusado de “cargarse la Uces”; verdad sin ambages. Como no podía ser de otra forma, han pedido su dimisión y la del actual jefe de la Policía Municipal, Andrés Serrano. Tras refugiarse en un bar, le ha recogido el coche oficial; ese coche del que decían que iban a renunciar y que ahora no se bajan de él. La mentira tiene las patas cortas y, en esta ocasión, la cobardía mostrada por el concejal es inusual, porque de una simple manifestación laboral ha querido hacer un mundo inexistente, sobre todo al quejarse de que no ha participado la Policía antidisturbios; justo esa Policía a la que él insultó, denigró y despreció con escraches y ‘atropellos’ varios. ¡Qué mal encajan estos chicos probar su propia medicina!

Javier Barbero, edil de Seguridad de Madrid acompañado educadamente por los manifestantes, pero en ningún momento acosado como él ha querido dar a entender, durante una  manifestación de policías

Javier Barbero, edil de Seguridad de Madrid acompañado educadamente por los manifestantes, pero en ningún momento acosado como él ha querido dar a entender, durante una manifestación de policías

Lo sorprendente es que, Javier Barbero, haciendo uso de su cobardía, visiblemente afectado, no se le ha ocurrido otra cosa que llamar a la delegación del Gobierno en demanda de antidisturbios, con el fin de intentar pacificar lo que ya era una manifestación pacífica de tipo laboral. En ningún momento ha habido violencia, como la que llevaban a cabo las ‘hordas podemitas’, pero el miedo de Barbero ha hecho que se sobredimensionara la situación. Al final, Barbero se ha convertido en el hazmerreír de los policías manifestantes, a la vez que ha demostrado no saber estar, no saber hacer y saltarse las medidas democráticas como si fuera el ‘chulo’ del barrio o el ‘matón’ de la otra acera.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s