El PP ante su disyuntiva


“Entre las voces que piden a Rajoy que se aparte ya hay cada vez más votantes de su partido así como antiguos altos cargos del PP”

Esperanza Aguirre, presidenta dimisionaria del PP madrileño.

Esperanza Aguirre, presidenta dimisionaria del PP madrileño.

Por Xavier Carrió / Puede decirse que cada uno de los días de esta semana en la prensa han saltado titulares sobre el PP y todos ellos relacionados con la corrupción. Son demasiadas cosas a la vez y todas negativas; la última el anuncio de la dimisión de Esperanza Aguirre de este mediodía, algo que se veía en el horizonte, ya que es público que Ignacio González –su segundo en la Comunidad de Madrid– hace un mes ya había decidido dimitir, algo que hasta hoy no se ha hecho público. La dimisión de Aguirre ha puesto a Mariano Rajoy ante su propio espejo que después de ello no tendrá mas remedio que mover pieza.

Mariano Rajoy se enfrenta, solo, a la que puede ser su última batalla. En la almendra central de Madrid, ese territorio dentro de la M30 donde las más altas instancias del país conviven con periodistas, políticos, empresarios y diplomáticos, ha crecido exponencialmente esta semana el convencimiento de que el presidente del Gobierno se queda sin oxígeno. El desánimo de todos sus militantes que se puede observar en el lenguaje gestual de varios de sus nuevos dirigentes cuando acuden a las cadenas de radio y televisión a defender lo indefendible que ante la posibilidad de repetir las elecciones ya dicen entre líneas que Rajoy no debería ser el cabeza de la lista. 
Según la encuesta de Metroscopia publicada por el diario El País, el 62% cree que las negociaciones políticas para formar Gobierno serían más fáciles sin Rajoy. “Tenía que haber aprovechado ese momento para pasar el testigo”, “Rendición, ¡nunca!”, es el mantra que mantiene su círculo más cercano. “Lo de su final no tiene sentido ninguno. Hay gente que confunde sus deseos con la realidad”. La onda expansiva de ese convencimiento llega a los menos cercanos en forma, casi, de superstición.
¿Deseo, ilusión, certeza o intuición? “Es algo que se oye a diario en los círculos más altos”, explican fuentes solventes. “No hay un movimiento organizado para preparar la salida de Rajoy, ni encabezado por él ni por otra persona, pero sí existe el convencimiento de que prestaría un enorme servicio al Estado si diera el paso”. Entre las voces que piden a Rajoy que se aparte ya hay cada vez más votantes de su partido así como antiguos altos cargos del PP: “Permitir al PSOE gobernar con Ciudadanos sería mejor para España que insistir en gobernar él porque ha sacado el mayor número de votos en las elecciones”.
Ahora mismo no hay recambio para Rajoy y encontrarlo de una manera democrática puede llevar tiempo, si quiere hacerse bien desde abajo y sin trampas para poder acometer un saneamiento general del partido, pero lo más urgente en este momento es decidir con valentía la abstención a la investidura de un posible tándem de Sánchez-Rivera que aborde una verdadera reforma de un sistema y unas instituciones que se están cayendo a pedazos y antes de que la ambición de Sánchez se le ocurra echarse en los brazos del tío de la coleta y sus “bolivarianos” que están esperando ansiosos que Sánchez flaquee, y poder ocupar con el menor esfuerzo, junto a sus novias, ex, primos, sobrinos o colegas, las sillas que con toda seguridad van a quedar vacantes.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s