El postureo de llevar al niño al Congreso de los Diputados


En “Podemos” han cometido estupideces, pero ésta hace que rebose el vaso. ¡Qué indignidad!

Bescansa con su "meme" en brazos, tras hacer un ruidoso ridículo en las Cortes y demostrar los privilegios de la casta.

Bescansa con su “meme” en brazos, tras hacer un ruidoso ridículo en las Cortes y demostrar los privilegios de la casta.

Hasta la alcaldesa de Barcelona mostró su discrepancia con el gesto de Bescansa. En todos los círculos se ve el gesto como una estupidez, propia de una mamá inmadura. Es de suponer que, en aras de esa igualdad, mañana llevará a su trabajo el marido/pareja/barragán al niño de Bescanda. El ridículo es mayor si tenemos en cuenta que sí hay guardería infantil en el Congreso de los Diputados, lo que convierte en casta a todos ellos. Sin duda son un coste importante para el Erario Público. Más que cargos públicos son cargas públicas. Cuando los políticos avergüenzan a la ciudadanía, solo hay dos caminos: ignorarlos y cargar con el coste o poner los medios para que abandonen la política. Doy fe.

En Twitter, Ada Colau retuiteó un comentario contrario a Bescansa:

“No creo que el trabajo sea sitio para un niño. La conciliación pasa por estar más tiempo nosotros en sus espacios, no ellos en los nuestros”.

Con el ejemplo que ha dado la tiparraca ésta, mañana pueden presentarse padres y madres en su respectivo trabajo con el bebé. ¿A ver quién tiene agallas a decirlos algo? ¡Imagínense qué ocurriría si todos los progenitores nos presentáramos en nuestros trabajos con nuestros hijos! Al menos, en mi trabajo, eso solo lo ha hecho una gitana, pretendiendo entrar en clase y dejar al niño para que lo cuidara el director o el conserje. ¿Qué cara más dura! Claro que, al menos, esa señora no tenía con quién dejar al muchachito, pero la tiparraca Bencansa ha mostrado un afán de postureo despreciable. Ni siquiera ha ocultado la cara del niño; menos mal que los medios de comunicación se han preocupado de difuminar la cara del chavalín. Cuando una madre no es responsable, el Estado y los medios de comunicación están obligados a suplir a tiparracas como la Bencansa. ¡Hay que joderse para no caerse!

Bencansa se ha columpiado y ha hecho que se columpien varios de su grupo. Ha hecho el ridículo como la eurodiputada que se puso a cambiar el pañal del bebé en la mesa de reuniones, como si el Parlamento Europeo no tuviera lugares destinados a ello. Bencansa debe dedicarse a trabajar en vez de hacer el ridículo. Sobran vagos en el Parlamento Español. Nos vamos a reir. No lo duden.

En aras de esa equidad a la que se alude ya en toda la normativa, mañana vamos a hacer un seguimiento a Bescansa para comprobar si su marido se lleva al niño a su “curro”. No es de recibo que tengamos que soportar todos los días al bebé y a su madre en la cámara baja.

La torpeza de Bescansa me hace pensar que no sabe lo que es la conciliación laboral y familiar. Se concilia en el espacio vital del bebé, no en el espacio laboral de los padres. Sinceramente, esta tiparraca se merece una bofetada en toda la jeta y con intensidad. Eso sí, las redes la han llamado de todo por burra, por posturera, por mediocre, por hipócrita,….y por muchos más adjetivos que me callo. Mañana padres y madres se presentarán con el nene en el curro. Ya saben….¡que curre el jefe!

Anuncios

Una respuesta a “El postureo de llevar al niño al Congreso de los Diputados

  1. Me suena que va en plan electorero, como gancho con tendencia a captar compasiones; las cuales no vienen a cuento.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s