Sobresaliente por blasfemar en clase


“Dice en un trabajo audiovisual de clase que quiere “follarse a Jesucristo” y la profesora le da un sobresaliente”.

IES José María Llompart, conocido como 'instituto blasfemia'.

IES José María Llompart, conocido como ‘instituto blasfemia’.

HAZTEOIR.ORG / Sinceramente, no se sabe qué es lo peor. Constatar que la blasfemia, la violencia verbal y el trato denigrante a las creencias cristianas se permite en las aulas, o el hecho de que se premie académicamente.

Ha pasado en un instituto público de secundaria de Palma. Mañana, ¿dónde será?

Detengamos ahora mismo esta nueva agresión antirreligiosa. Pídele al consejero de Educación del Gobierno balear, Martí March, que actúe de inmediato y abra un expediente a la profesora responsable.

Es preciso entender muy bien la gravedad del desafío al que nos enfrentamos.

En el videoclip, de unos dos minutos de duración, el alumno llama también “puto” al obispo y asegura que la Virgen practicaba sexo anal.

Semejantes blasfemias son las que la profesora de arte del instituto público Josep María Llompart consideró dignas de un 9. Y ante las quejas de un profesor de religión, el centro educativo defendió el trabajo asegurando que era “simplemente impecable”.

Estamos ante un hecho gravísimo, que manifiesta cómo la hostilidad hacia la religión católica se puede alentar desde el propio sistema educativo.

Si permitimos que el odio religioso se inculque a los alumnos desde las propias aulas, con dinero público además; si nos cruzamos de brazos y dejamos que la ofensa gratuita, el desprecio y la falta de respeto hasta extremos delirantes prendan en los más jóvenes, estaremos condenando nuestras creencias a un futuro muy negro.

Ahora puedes hacer algo para impedirlo. Pídele al consejero de Educación del Gobierno balear que actúe de forma disciplinaria contra la profesora responsable de premiar la blasfemia.

Sería deseable que, el día de mañana, nuestros hijos no tuvieran que agachar la cabeza por ser cristianos. No vivir en un país donde se humille a las personas por sus creencias religiosas. Ya basta de intolerancia.

Es hora de ir creando cortafuegos para detener los ataques a nuestras creencias. El odio religioso campa a sus anchas legitimado por la pasividad institucional, que tolera y ríe las gracias de quienes no tienen más salida “artística” que llamar la atención con la procacidad y la blasfemia.

Si nos resignamos a que las aulas se conviertan también en fábricas de odio anticristiano, la cruzada contra la religión que promueven amplios sectores políticos y mediáticos será total.

Parémosles los pies. Defendamos nuestros derechos, nuestras creencias, nuestra libertad.

El futuro de libertad religiosa, tolerancia y respeto que queremos para nuestro país comienza con pequeños gestos como éste: pídele al consejero de Educación del Gobierno balear que actúe de inmediato y abra un expediente a la profesora responsable.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s