¿Un cambio para Venezuela?


“El 86% de los venezolanos quieren cambio, la aprobación de Maduro apenas se sitúa en el 24%”.

Nicolás Maduro, presidente bolivariano de la agotada Venezuela y líder socialista d ela corrupción, la droga y el asesinato en ese país sudamericano.

Nicolás Maduro, presidente bolivariano de la agotada Venezuela y líder socialista de la corrupción, la droga y el asesinato en ese país sudamericano.

Por Xavier Carrió Jamilá / No hay duda de que las elecciones legislativas del próximo domingo 6 en Venezuela son una de las más esperadas de los últimos tiempos. La razón es sencilla: muchas de las últimas encuestas publicadas dan como ganadora a la coalición opositora de la Mesa de la Unidad Nacional (MUD) por más de 20 puntos, lo que en caso de darse abriría una ventana de esperanza para los demócratas y oposición venezolana que aguardan desde hace ya varios años un cambio de régimen. El 86% de los venezolanos quieren cambio, la aprobación de Maduro apenas se sitúa en el 24%. La propaganda resulta inútil cuando el desastre económico se apodera del país, los comercios están vacíos y Venezuela se ha convertido en el país más inseguro de América Latina. 

De aquí a que se anuncie el recuento se producirán, con toda probabilidad, hechos lamentables y también trágicos, pues el matonismo no es ajeno al país; la amplia ventaja real se verá disminuida por las acciones trapaceras de las brigadas maduristas, pero nada de ello empañará la victoria de la oposición. La duda que nos asalta a todos es si Maduro aceptará el resultado o se echará a la calle a defender su revolución a cualquier precio, aunque el precio sea Venezuela.

Nicolás Maduro no parece dispuesto a que esto ocurra. Posiblemente consciente de la situación del chavismo –que ha perdido apoyos incluso en las zonas tradicionalmente cercanas al régimen–, el presidente ha aprovechado todas las oportunidades –es decir casi todos los días– para lanzar sus acostumbrados ataques, esta vez cargados de amenazas en caso de que la alianza chavista Gran Polo Patriótico (GPP)–que incluye al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV)– no tenga un resultado positivo y no mantenga su dominio en la Asamblea Nacional.

Las pruebas son claras. Comenzó hace ya muchos meses pero últimamente subrayó las consecuencias de una derrota. Ya en octubre dijo que el chavismo debía ganar los comicios “como sea” para garantizar que triunfe la “paz” ya que “el futuro está en juego”. Es decir, la técnica del miedo. Después dijo estar “militarmente preparado” para asumir una posible derrota. También señala a los “enemigos” de Venezuela apuntando a muchos factores como responsables de sus problemas políticos y económicos. Señaló al eje Madrid –Bogotá – Miami y también a Washington. Todos ellos, según él, habían iniciado una batalla económica contra su país. España también fue centro de sus ataques lo mismo que Rajoy, cuyo apellido también pronunció estos días. Lo único seguro es su nerviosismo y ahora llega a perder la paciencia incluso con sus seguidores.

La preocupación es sobre lo que puede ocurrir que al día siguiente, mientras muchos de sus camaradas que hoy vociferan su fidelidad a la revolución, por un lado muchos chavistas le darán la espalda a Maduro porque quieren seguir siendo protagonistas del futuro de Venezuela y no quieren ver sus nombres en las listas de la infamia o de perseguidos por los tribunales internacionales, El capital es débil y eso lo sabe Maduro que ve como sus amigos enriquecidos tienen sus cuentas en Estados Unidos y a sus hijos estudiando con visa en la Florida.

Por otro lado la calle se puede llenar de una gran cantidad de miembros armados de las milicias chavistas, que han sido los protagonistas de todos los hechos violentos con los manifestantes de la oposición que provoquen toda clase de conflictos al ver que a partir de ahora van a perder toda la impunidad que les ha estado dando Maduro.

Si esto no ocurre, podría ser el inicio del buen camino. El hecho es que queda poco tiempo y los ojos del mundo estarán atentos a que se respete un libre ejercicio de la democracia, con unas elecciones libres, algo que no parece tan sencillo en Venezuela. 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s