Abandono social del Partido Popular


José Ignacio Wert, exministro de educación, e Íñigo Méndez de Vigo, nuevo ministro de educación.

José Ignacio Wert, exministro de educación, e Íñigo Méndez de Vigo, nuevo ministro de educación.

Por Jesús Salamanca Alonso / Va a acabar la legislatura de los daños colaterales del Partido popular y no han sido capaces de rectificar. La marcha del exministro Wert ha sido lo más positivo de la legislatura que ahora termina. Y lo más curioso es comprobar cómo su hermano se presenta como número por “Podemos” en la circunscripción de Ciudad Real a las elecciones generales de diciembre.

Pero no es tema de hoy lo del ‘hermanísimo’. Ya tocará, no tardando. Lo importante es saber devolver al ámbito educativo la necesidad de la interlocución, algo que el nuevo ministro –Méndez de Vigo – ha intentado y conseguido, pero al estar la legislatura dando las últimas, el Partido Popular quedará como Cagancho en Almagro. Incluso se le recordará como el Gobierno que masacró profesionalmente a la educación y a la sanidad, así como personalmente a todo el personal que trabaja en esos ámbitos. Yo me pregunto: ¿Quién está dispuesto a votar al PP tras las ‘bofetadas’ que ha rifado a la ciudadanía?

Ahora mismo hay una preocupación tremenda por la situación de los docentes y, en general, de la educación pública. El Ministerio de Educación ha pasado como un elefante por una cacharrería medieval. Ha sido vergonzosa la gestión ministerial de José Ignacio Wert, a lo que hay que sumar el desprecio permanente hacia el profesorado y hacia la ciudadanía de algunas comunidades autónomas gobernadas por el PP. Esa preocupación también se ha extendido al desarrollo e implantación de la LOMCE.

Los destrozos educativos del PP llegan hasta el aumento de la jornada laboral, de una forma chapucera, retorcida, despreciativa y mediocre; ha continuado por el número de alumnado por aula y el aumento de responsabilidades; no han faltado las pérdidas retributivas por bajas laborales; abandono de los centros con cada baja por enfermedad, llegando a no cubrir las bajas en muchas ocasiones y, en otras, hacerlo a los quince días; han abundado los contratos por horas; se ha contratado a profesorado que no hace falta en los centros (esas mismas especialidades están ocupadas por concurso) y se ha suprimido al profesorado cuyas especialidades son imprescindibles; la descoordinación entre los servicios periféricos y las consejerías de educación ha sido de pena y para correr a gorrazos a los falsos coordinadores; la administración debe mucho dinero a los constructores a quienes fueron adjudicadas obras en centros educativos, etc.

Y esos son solo algunos de los problemas que el PP ha traído y que, en muchos casos, han supuesto el hundimiento económico de muchos centros educativos y de muchas familias. Por eso, la recuperación de todo lo perdido, que es mucho, hay que iniciarla ya. Lo que está claro es que tal recuperación nunca llegará con el Partido Popular, principal artífice del daño, el engaño y la traición. Doy fe.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s