Política de desgaste hacia el presidente del PP en Castilla y León


Vicepresidenta del Gobierno,  Saenz de Santamaría; Fernández Mañueco (descartado para la sucesión de Herrera) y Ramiro Ruiz Medrano, actual delegado del Gobierno en CyL y persona elegida para suceder a Herrera Campo.

Vicepresidenta del Gobierno, Saenz de Santamaría; Fernández Mañueco (descartado para la sucesión de Herrera) y Ramiro Ruiz Medrano, actual delegado del Gobierno en CyL y persona elegida para suceder a Herrera Campo.

LEO(N)OTICIAS.COM / Desde hace tiempo Juan Vicente Herrera, presidente de la Junta de Castilla y León, medita su futuro. Lo hace mientras observa con cierta sorpresa cómo en el entorno crece una política de desgaste hacia su figura, una política de desgaste que curiosamente es alimentada desde el seno del Partido Popular.

Herrera, incuestionable en la Comunidad, eje de aplastantes victorias políticas, figura clave en el crecimiento del PP en Castilla y León, conoce desde hace semanas el interés de Génova por minar su figura política.

En esta ‘trama’, nada de lo que hoy sucede es casual. El PP, un partido llamado a alimentar debates poco apropiados para tiempos de crisis, va camino de llevar a la primera línea un asunto cuanto menos sorprendente: cómo desgastar a un barón del partido para, entre comillas o sin ellas, ‘controlar’ la línea sucesoria.

Línea Valladolid-Madrid

Esa línea de actuación se evidenció poco antes del verano. Y desde entonces cualquier actuación del Gobierno de Herrera, con una mínima clave nacional, es instantáneamente  tratata como una muestra del enfrentamiento Valladolid-Madrid.

Génova tiene decidido desde hace tiempo que será la ‘autoridad nacional’ quien determina quién, cuándo y cómo se debe suceder a Herrera, pero ese interés choca  hasta ahora con la incuestionable figura de un presidente que ha sabido ejercer como presidente y como líder del partido. Juan Vicente Herrera siempre ha marcado los tiempos en el PP de Castilla y León y hasta el momento sólo él conocía el caminar de los populares en la Comunidad a corto y medio plazo.

De ahí el interés del PP nacional por desgastar a Herrera, por consumir su peso específico, por restar crédito a sus actuaciones hasta conseguir -en el caso de lograrlo- que su presencia se limite en un elemento decorativo a la hora de encauzar la entrada de un nuevo candidato.

Mensajes

Desde tiempo atrás el presidente de la Junta percibía un aire de distanciamiento de Génova hacia el PP de Castilla y León. Un distanciamiento hacia su figura, en realidad. Pero ahora los mensajes se han multiplicado. La prensa más oficialista tacha hoy ‘desplantes’ de Herrera hacia Madrid, lo que tan sólo hace unos meses tildaba de ‘ejemplo’ de la buena gestión popular en Castilla y León, donde la Junta siempre ha ofrecido más que aceptables datos económicos y sociales.

La aplicación del impuesto de sucesiones, la política sobre el céntimo sanitario, el apoyo a la minería, la ‘línea directa’ con los sindicatos o los posicionamientos de la Junta respecto a la reforma laboral o la nueva ordenación del territorio son leídas en clave nacional como muestra de un ánimo de Juan Vicente Herrera por enfrentarse a la cúpula nacional de su partido. Y nada más lejos de la realidad.

El asunto, tapado durante semanas, comienza a colarse hoy bajo las puertas de los despachos populares. Lo que era una ‘caza interna’ dentro de las líneas del PP va trascendiendo más allá de lo esperado.

«Guerras palaciegas»

Ahora para nadie es un secreto el posicionamiento de Sáenz de Santamaría apostando por el hoy delegado del Gobierno, Ruiz Medrano, como relevo para Juan Vicente Herrera en esa carrera del corto y medio plazo.

Mientras los movimientos asoman y mientras trasciende a lo público lo que desde el propio PP se ha denominado como «guerras palaciegas», Herrera medida.

El presidente, cauto, guarda silencio pese a ser plenamente consciente y directo conocedor de la situación. En el horizonte apenas aparecen a fecha de hoy dos caminos: batirse en retirada ante el empuje de quienes debilitan su imagen de forma caprichosa, o dar un paso al frente anunciando que seguirá al frente de los populares de la Comunidad y -por extensión- al frente de la propia Junta.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.