Agobio tras los recortes educativos


mayorga

La política educativa de Castilla y León adolece de caos y desorganización. No es, ni más ni menos, que el fiel reflejo de lo que la Junta de Castilla y León llama “Dirección General de Política Educativa Escolar”. Vamos algo así como una ‘castaña pilonga’ de ocasión. Por eso, a nadie debe sorprender que se haya pedido a Juan Vicente Herrera la dimisión del titular de esa Dirección General en numerosas ocasiones.

Vamos a demostrar lo que decimos con un caso concreto: la existencia de plazas vacantes en centros públicos mientras se conciertan unidades en colegios privados. Por ejemplo, según la Junta de Personal Docente de los centros públicos no universitarios, en Valladolid hay plazas vacantes y no es necesario concertar con otro tipo de centros.

Todos sabemos que llevamos varios años desmantelando la educación en Castilla y León, a la vez que se dedica dinero a verdaderas estupideces mediáticas. Es más importante la imagen que se da en la prensa y otros medios de comunicación que la realidad. La Junta de Castilla y León no suele contar a los medios que los centros educativos están sometidos a una “economía de guerra” y a unos recortes férreos, atroces y devastadores. Nunca tan pocos habían hecho tanto daño.

Podemos comprobar que la Junta de Castilla y León no ha cumplido sus compromisos en muchos aspectos, como no los ha cumplido el Gobierno central de Mariano Rajoy. Parece que ya es algo aceptado y habitual. Ni en Castilla ni en León existe un equilibrio de las redes pública y privada, algo a lo que sí se comprometió el primer consejero de educación, Tomás Villanueva. Se han suprimido unidades, se han disminuido plantillas, reconvertidas plazas del profesorado, recortado más de un 50% las dotaciones de los centros, no hay dotaciones propias de infraestructuras, se han reducido obras importantes y necesarias,…y todo ello mientras se aumentan los conciertos. ¿Acaso no es un fracaso brutal de la política educativa de la comunidad? Eso sí, luego sacan a relucir el informe PISA que, dicho sea de paso, ya nadie cree en él, por sus errores y deficiencias de base. Perdón, sí creen en él aquellos que salen beneficiados en cada ocasión, aunque los datos se retuercen y ajustan con calzador en muchas ocasiones.

Recientemente decía la Junta de Personal Docente de Valladolid que “la Consejería de Educación estaría pagando dos veces por lo mismo, primero por clases de centros públicos que no están llenas y después por unidades concertadas, algunas de las cuales son objetivamente inecesarias”. Éste es el pensamiento del profesorado que esté mínimamente informado. Doy fe.

En Castilla y León se confunde la “austeridad” con el desequilibrio y la dejadez. Lo más grave de todo es que en la Consejería de Educación nadie demuestra tener soluciones responsables. Y si alguien lo duda, no tiene más que mirar a la chapuza que pretendió llevar a cabo el consejero de educación con la ESO en la zona rural y que, en el último momento, desautorizó el propio presidente Herrera Campo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .