Huelga inservible


El Partido Popular no puede parar ni para hacer el recuento de daños de la huelga, no hay tiempo que perder, lo consumió todo la misma izquierda que ayer se manifestaba, sin soluciones pero con mucho alboroto.

En la Diputación de Castellón solo 29 trabajadores de los más de 600 empleados hicieron huelga, un 4 % del total. Teniendo en cuenta que parte de esos 29 son liberados sindicales, asesores y el portavoz socialista, hay que concluir que ni siquiera los convocantes secundaron el paro.

Si se evalúa en términos de éxito o fracaso es evidente que cuando el 96% de los trabajadores no secunda el paro de UGT y Comisiones, estamos hablando de fracaso estrepitoso. Pero no creo que haya que evaluarlo así. Quien hizo huelga no tiene porqué sentirse fracasado, sino en términos de  utilidad, y a mi juicio se trata de una huelga inservible.

Que sea, inútil o prescindible, dado que con la posterior manifestación pudieron expresar su rechazo a las reformas del gobierno, no quiere decir que sea inocua. No, no lo fue, es enormemente dañina, más en términos de imagen que por el coste económico de un paro escasamente secundado.

Subrayo lo de inútil porque el gobierno de España, dirigido por Rajoy, que ha llevado a cabo innumerables reducciones en el gasto, hasta fin de febrero gastó 29.000 millones de euros e ingresó 9.000. Insisto, después de cinco años de crisis y recortes, el ejecutivo nacional, regido hoy por manos austeras, gastó en dos meses tres veces más de lo que ingresó.

Con nuestro nivel de endeudamiento esto supone estar en situación límite. A merced de los préstamos internacionales, por eso las reformas populares, que me parecen inmejorables, deben seguir al mismo trepidante ritmo.

 La huelga tan solo agravó ligeramente la agónica situación económica en la que el socialismo dejó el país, en el que la pregunta clave es ¿cómo paga Rajoy 29.000 millones si solo ingresa 9.000?

Pero la única respuesta a esa pregunta es la que está dando el gobierno; reformas estructurales, profundas y enérgicas, que nos van a permitir en junio tener un país con leyes completamente renovadas y orientadas a la generación de empleo.  

El anuncio del nuevo presupuesto con 27.300 millones de euros menos en gasto público es indispensable, tanto como los 35.000 millones que Rajoy inyectará en mayo a los proveedores o como las reformas financiera, de déficit cero y laboral.

Solo así se recuperará el crecimiento económico, y Rajoy encontrará los ingresos tributarios que el negligente gobierno de la izquierda hizo  desaparecer.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.