El caso Gürtel atrapa a Fernández Santiago.


José Manuel Fernández Santiago, presidente de las Cortes de Castilla y León.

Muchos de los trabajadores de la Junta de Castilla y León han estado hoy más pendientes del caso Gürtel que del trabajo diario, conscientes de las implicaciones de altos cargos de la Junta en el citado caso. También, miles de mensajes han circulado por la red pidiendo a Juan Vicente Herrera el cese del presidente de las Cortes. Petición de cese al que se ha unido toda la oposición en las Cortes castellano-leonesas. Y es que hoy se ha publicado una importante parte del caso Gürtel; precisamente la parte que estaba bajo secreto de sumario, aunque no se han hecho públicas buena parte de las grabaciones e intervenciones encomendadas por el juez estrella que, dicho sea de paso y no tardando, puede acabar estrellado.

Las investigaciones se centraron en dar claridad a la identidad de las tres personas que se habían embolsado 40.000 euros. Lo hicieron en concepto de comisiones. Al menos así aparecían en los asientos de la contabilidad B de la trama. Decía Tagore que «no hay cosa más difícil de soportar que la fe del estúpido» y, a la vista de los acontecimientos, no albergamos dudas respecto a que en el PP se han concentrado demasiados estúpidos con aspiración de parásitos permanentes. Ahora, a Juan Vicente Herrera le toca bailar con la más fea, por no haber querido bailar con ella cuando debió hacerlo. Es evidente que no se puede esputar hacia arriba. Ahí están los resultados.

Al parecer, en la documentación incautada en su día se deduce con facilidad que la adjudicación de la construcción de la variante de Olleros de Alba (León) por parte de la Consejería de Fomento de Castilla y León fue presuntamente apañada y amañada, con el fin de beneficiar y favorecer a una empresa que responde al nombre de TECONSA. Tal empresa parece que es la última responsable de repartir comisiones ilegales entre cargos políticos. No cabe duda que brindarse a esos ‘tejemanejes’ pone de manifiesto el tipo de personajes o ‘tipejos’  públicos que nos gobierna en Castilla y León. Para echarse a llorar.

Por lo visto, ‘T.O.’ y ‘Toti’ son unas de las iniciales aparecidas entre los datos de la organización corrupta en lo que se refiere a la Comunidad que preside Herrera Campo y a la Consejería de Fomento. Precisamente el titular de esta Consejería era el actual presidente de las Cortes de Castilla y León, José Manuel Fernández Santiago, precisamente el destinatario de las miles de peticiones de dimisión que circulan por la red y que se han remitido a Herrera Campo.

Tal y como hemos podido leer en la información del caso Gürtel: «El 3% del importe de la adjudicación, 96.100 euros, aparecían como repartidos entre distintas personas identificadas con iniciales que la policía atribuyó a Fernández Santiago (conocido como ‘Toti’), a Luis Bárcenas (ex tesorero del PP) e incluso al diputado segoviano Jesús Merino«.

Existían varios informes policiales y la Fiscalía encontró suficientes indicios para imputar a más personas, pero dado que eran aforados de Castilla y León se remitió al Supremo; tribunal donde ya se han investigado los indicios que existían sobre Bárcenas y Merino. La lista de nombre es enorme y el PP debería reflexionar por los errores cometidos. Nunca imaginábamos que pudieran concentrarse tantos ladrones en una misma organización. Va a ser cierto aquello que escuchábamos en una ocasión a Emilio Aragón: «lo normal y lo cotidiano se aprecian mejor desde la anormalidad». Es por ello que procede gritar: ¡Al ladrón, al ladrón!


Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.