Archivo diario: marzo 27, 2010

Aturdida gaviota


“Creo que el Gobierno está luchando contra el terrorismo. No creo que esté pensando en una negociación. Vamos a seguir trabajando con el Gobierno en la lucha contra ETA”, en palabras de Ana Mato, vicesecretaria de Organización del partido conservador español. Sorprende que Mariano Rajoy, todavía líder derechista del PP, se mantenga escondido tras las certeras palabras de Mayor Oreja y el refrendo a las mismas del burgales, José Antonio Ortega Lara.

El partido de la derecha ha pasado como el péndulo, de un lado a otro. De pensar que todo iba mal a  estar convencido que el Gobierno sigue fielmente las pautas antiterroristas. Antes o después caerán del burro. Recuerden que ya les pasó en otras ocasiones: cuando Zapatero ofreció a Aznar el pacto por las libertades, resulta que en ese mismo momento estaba coqueteando con ETA; es decir, es como aquel que, a la vez que mantiene relaciones con su mujer, la está poniendo los ‘cachos’ en otro lecho. ¡Ni los más sinvergüenzas del lugar! Bueno, sí, en la izquierda política pasa… y con frecuencia. El engaño por el engaño del eterno socialismo, a quien Balzac denominó “eterno parricida”.

Sigue leyendo

El PP, sospechoso para las víctimas del terrorismo.


Todo cuanto Ortega Lara ha achacado al Partido Popular es veraz:

“Los populares antes defendían la unidad de España, antes defendían la igualdad de los españoles ante la ley, y ahora esto no es así. El PP siempre defendió a las víctimas del terrorismo», pero ahora «las defiende con la boca pequeña».

En este sentido, muchos españoles piensan exactamente igual que Ortega Lara. A Mariano Rajoy ya no se le ve como un líder, sino como un estorbo en política y un imposible para llegar a Moncloa.

Al partido de la derecha ya no se le considera como el partido de la oposición que aspira al Gobierno, sino como un comparsa sin perspectiva de futuro, sin equipos, sobrado de corrupción y con demasiadas causas pendientes ante la Justicia («¡Vaya Justicia, por los coj….!»), además de excesivamente pendular.

Sí hay negociación con ETA. ¿Apostamos?


José Antonio Ortega Lara

“En esta negociación, las detenciones y los atentados no demuestran sino que ambas partes tienen estrategias para fortalecer su posición en la mesa de negociación» dice Ortega Lara. Lo dice con la claridad de quien ha entrado en el juego en contra de su voluntad. Y lo dice desde la comprensión a las palabras de Jaime Mayor Oreja. Lara cree sin titubeos la afirmación de Mayor Oreja: «pienso como él, porque está bien elaborada y porque tiene una lógica casi impecable».

“Jaime ha dado en el clavo”, según el burgalés. Para tal afirmación parte de una base lógica: se han lanzado a él como lobos heridos. De no haber sido ciertas las palabras de Mayor Oreja se hubieran limitado al chascarrillo, a la vulgar broma y a la sonrisa irónica. Pero… no, el ex ministro ha acertado.

La negociación existe. Y las detenciones recientes, junto con las bravuconadas de Rubalcaba, forman parte de esa estrategia a la que nos hemos referido; es más, en el Gobierno sigue habiendo miedo a que GARA hable por boca de ETA y del entorno abertzale. Aún hay resentimiento, quedan asignaturas pendientes de la anterior negociación y de la tregua-trampa.

Sigue la estrategia. Hay demasiadas fichas sin lugar de juego. Precisamente por eso sigue  en alza  la sospecha.


Políticos que huelen a poltrona y despilfarro.


'Juanvi' Herrera Campo, uno de los políticos que genera más dudas en el PP nacional, ante la deficiente imagen que proyecta Rajoy a la ciudadanía.

El brillante Sir George Bernard Shaw escribió esta breve frase, llena de sabiduría. Shaw es la única persona que ha ganado un Premio Nobel (literatura, 1925) y también un Oscar (en la categoría de mejor guión), por «My Fair Lady», basada en su obra Pigmalión.

«Los políticos y los pañales se han de cambiar a menudo… y por los mismos motivos”.

¿Vuelven a negociar?


Xavier Carrió

Jaime Mayor Oreja, insiste que tiene la certeza de que el Gobierno está negociando con ETA y lleva a cabo nuevamente contactos para la vuelta de Batasuna a las instituciones que, a su juicio, tiene dos momentos clave: las elecciones municipales y las generales. Es una afirmación que lleva diciendo en sus comparecencias desde hace ya algunas semanas, pero hasta ahora nadie, ni el PSOE ni el PP, habían hecho ningún comentario sobre el tema hasta hace dos días, consiguiendo ahora una gran cantidad de improperios por parte de los miembros del Gobierno y un autismo sospechoso de sus compañeros de partido.