Los observatorios de Juan Vicente Herrera


observatorio

En 1996, cuatro años antes de la transferencia de competencias educativas a la Junta de Castilla y León, propusimos a dicho organismo la necesidad de pensar en la creación de un Observatorio Permanente para la Educación de Personas Adultas.

Con ello pretendíamos poner un mínimo de orden en el caos que el MEC tenía en esa variante del sistema educativo. La idea debió de ser demasiado avanzada para el momento, porque los prebendados de Juan José Lucas nos miraban con sospecha. Casi todos cerraban sus despachos y ponían de guardia a su secretaria: no querían compromisos, ni trabajo.

Han transcurrido doce años y se han puesto de moda los Observatorios para todo. Muchas veces se quedan en buenas intenciones y en meros planteamientos teóricos, más que en eficacia real.

Algunas comunidades autónomas han creado tales órganos para los asuntos más variopintos que uno se pueda imaginar. También Europa se ha subido al carro. El Estado tampoco se ha quedado atrás: para la construcción, la vivienda de los jóvenes, la sostenibilidad, las drogas, la economía social, el sistema nacional de la salud, la siniestralidad laboral,…Solo en el Ministerio de Fomento hay casi tantos Observatorios como departamentos.

Y no iba a ser menos Castilla y León. Tanto Observatorio y tanto sindicalista liberado, pero nadie se había percatado que la empresa FASA RENAULT perdía mercado, perspectivas y trabajo. Mucho tienen que cambiar las cosas para que no elimine puestos de trabajo en las próximas semanas, reduzca turnos, amplíe bajas incentivadas, jubilaciones inesperadas, regule a gran parte de su personal o acabe deslocalizándose.

Pero lo más llamativo del momento es comprobar cómo el presidente Herrera promete un observatorio a toda persona o entidad que se entrevista con él. Lean, lean las hemerotecas y la prensa digital de los últimos dieciséis meses. Cuando no sabe qué decir, pues… ¡Un observatorio! Da lo mismo que sirva, o no, lo importante es hacerse la foto; lo menos importante es Castilla. Y de León qué les voy a decir: hasta dudamos que muchos altos cargos de la Junta sepan donde está en el mapa.

El presidente Herrera, su consejero de Industria y los sindicatos de clase no alcanzan a entender que “cuando FASA estornuda, Castilla y León se constipa”. Tenemos Observatorios para la sociedad de la información, la automoción, el empleo, la convivencia escolar, lo social, el empleo autónomo, la igualdad, la formación profesional, la violencia de género, la población y la inmigración.

A todos esos observatorios – la mayoría no funcionan, ni sirven para nada que no sea para añadir costes al presupuesto de las comunidades o del Estado, dicho sea de paso — hay que añadir los que ya existen en algunas Universidades, Ayuntamientos y Diputaciones. Un dato: también se han creado observatorios en  las Cortes regionales de Castilla y León y en la Consejería de Presidencia. El caso es poder colocar a recomendados, familiares, parientes, amigos y esposas. ¡Así nos cubre el pelo! Aunque después haya que pasarse la jornada laboral en la cafetería, como sucede en algunas Consejerías.

Está claro que no se puede salir de casa si no tienes un Observatorio. Hay que observar y dejar que te observen. Al parecer, cada vez se lleva menos lo de trabajar, ya no está de moda. Hoy lo moderno es optar por lo contemplativo. Lo dicho, limítense a observar.


Una respuesta a “Los observatorios de Juan Vicente Herrera

  1. Tienes un premio SIN NORMAS en mi blog.

    Saludos!

    Me gusta

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.